Archivo de la categoría: musics

Tristan und Isolde, crónica de Bayreuth, julio 2008


tristanetiseult

Cargado originalmente por abenyusuf

Bismil·lâh al rahmán y rahim

Al·hamdu lil·lâh, lo prometido, cumplido. Aquí estoy yo compartiendo con ustedes en directo desde mi despacho gracias al milagro de la radio lo sublime del segundo acto de Tristan und Isolde, la elaboración de Wagner del mito del amor de Tristán e Isolda. Hoy no hay problemas de retransmisión, y las frases musicales fluyen sin límites. Cuando se frena una oración, la orquesta responde con agitación de violines, de las cuerdas, y se añaden los vientos, y finalmente hasta la percusión.
Respuestas y monólogos internos. La verdad es lo que más se corresponde con el cliché del cine y las series sobre la ópera, pues va aumentando el volumen sonoro a base de acumulaciones. Es cierto que el preludio del primer acto se suele asociar con lo más delicado posible, con ese dramatismo terrible de un a llegada a los agudos para recaer terriblemente en los graves.
No me entero del alemán más que ayer (“día”, “noche”, “ojos”, “corazón”, etc.), pero se nota que la música se subordina al guión romántico, que va poniendo los acentos sobre las caídas. Bueno, vamos a seguir escuchando hasta que acabe. La ilustración es una muy reproducida miniatura medieval que alude al viaje de Tristán con Isolda durante el que beben la pócima del amor fatal. Los cabellos rubios de Isolda y el mar contrastan con la verticalidad del palo del barco, y la curiosa trompeta, que está anunciando la fama de la pareja.
Y Al·lâh decide lo visible y lo oculto.

Deja un comentario

Archivado bajo books, Gazal, Gender, Middle Age, musics, Poetry, queertly, scenes, situjihadism

Parsifal, julio del 2008, para los amigos.


pogany_parsifal2

Cargado originalmente por abenyusuf

Una combinación veraniega: Wagner, que nunca hay tiempo de ponerlo, y una actividad lenta: la traducción. Estoy encontrando los equilibrios de la escritura en la era blogger + google + radio clásica. El caso es que la retransmisión ha estado empañada, como todos habrán podido sufrir, y el locutor P. Pérez de A. el primero, por las interferencias en el viaje de las ondas de Bayreuth a Múnich, a Ginebra y a Madrid. La culpa es de Múnich o Ginebra, seguro. Así que a veces nos tuvieron que poner desde Madrid una grabación con Plácido Domingo interpretando a Parsifal. En principio quería escribir esta entrada en directo, pero no pudo ser. Además Parsifal sólo tiene tres actos. Mañana, o sea, hoy, esta tarde, que ponen Tristán e Isolda, quizás intentaré in shâ’ Al·lâh mi primera crónica en directo, a distancia, desde mi terminal. Bueno,el cuadro es una pasada romántica de las que me molan, porque me recuerdan la infancia cómica de los tebeos.
Menos mal, por otro lado, que ni me entero con la radio de la puesta en escena, porque aparentemente la de este año, que el público ha aplaudido, tenía banderas y uniformes SS-Nazis por doquier, no sé en qué acto. Mejor ni verlo, me parece monstruoso apreciar música con las banderas de la abominación de fondo. Parece ser que es un montaje político, la historia de Alemania. La música clásica, definitivamente, no le sienta bien a más de uno. Aunque no sea mi caso, que soy un aficionado con criterios estrictamente estéticos.
Se me olvidaba: el caso es que es una obra llena de pasajes envolventes. El alemán se entiende poco (“muerto”, “tú”, “solo”, etc.), habla de una lanza, y de un héroe, y de un Grial. El santo. Bueno, eso da igual, lo importante es ir intuyendo el preludio wagneriano a la música de Mahler, con más potencia e ingenuidad.
Y Al·lâh ama la Belleza

Deja un comentario

Archivado bajo criticism, culture's distortion, Middle Age, musics, pictures, politics, scenes, situjihadism, Uncategorized, Urban Culture

Las raíces del humanismo: una cita de Avempace

Ibn Bâjja, ponúnciese Bach-cha, o Avempace, nace en Zaragoza entre 1085 y 1090, y se convierte por mérito propio en uno de los pensadores y personajes más relevantes del saber y la cultura en Zaragoza y en el territorio almorávide. Muere asesinado -que Al-lâh lo acoja en su rahma-, por el encargo de uno de sus muchos enemigos, dentro del contexto de las rivalidades en la élite andalusí, en Fez, en 1139. Cito estos datos de la excelente y detallada introducción de Joaquín Lomba a su traducción de El régimen del solitario, publicada en Trotta en 1997. Al final del texto que se atribuje sin discusión a Avempace, justo antes de la conclusión que el traductor hebreo del siglo XIV añade para completar la obra, y que procede según Lomba de Al-Fârâbî -nacido en Fârâb, Uzbekistán, y filósofo en las cortes sirias de Sayf-al Dawlà, muere en 950-, que es autor del célebre Tratado acerca de las opiniones de la gente de la ciudad ideal, se expone la esencia racional del hombre, y en un tono que claramente elogia al hombre por sí mismo (p. 176, con ligeras modificaciones):

Lo que debemos pensar de todo esto es que el hombre es de las cosas más maravillosas de la naturaleza, gracias a la cual existe. Decimos, pues, que en el hombre hay muchas cosas, pero que únicamente es hombre por el conjunto de todas ellas. En efecto, en él existe la potencia nutritiva, pero ésta no recibe la forma. También posee la potencia sensitiva, imaginativa y memorativa, pero éstas tampoco reciben su esencia ni la acompañan necesariamente. Tiene la potencia racional y con ésta se caracteriza.

Hay un amor al saber que se puede poner en relación con el elitismo que comenté presente en Ibn Hazm, pero ¡qué lejos estamos de la misantropía del moralista! Si el cordobés destacó por su inteligencia y valor, quizás un poco de la alegría vitalista de Avempace hubiera embellecido más su pensamiento. La herencia de Avempace pasará a Ibn Tufayl, Averroes y el largo camino de la escolástica latina y la filosofía humanista del Renacimiento.

3 comentarios

Archivado bajo al-Andalus, books, Education, islam, Middle Age, musics, orientalism, queertly, quotes, webislam

De poetica Arabum (I)

Bismil-láh el piadoso de piedad,

Lo interesante de leer poesía árabe en ediciones digitales es que desvincula el poema de su ubicación concreta en un volumen editado, que nos condiciona en el poema que elegimos, incluso en el autor. Pondré por ejemplo el poeta ÿâhilí Zuhayr Ibn Abî Sulmà, que es uno de los autores con más pedigrí clásico. Es difícil leer sus casidas, por la longitud, el ritmo largo y la dificultad del vocabulario, aunque la lectura produce claramente efectos sosegantes y avisadores. Se siente que hay verdades, símiles, correspondencias. El caso es que todo lector tiende a la facilidad en una lengua que no domina, pero al abordar de esta forma al rapsoda del desierto se emprende un viaje en la lengua, valioso e incierto.

Al poner en perspectiva la larga casida del vate árabe con las piezas del andalusí Ibn Sahl, éste último transmite fluidez, y se ven menos las dificultades de una poesía al fin y al cabo muy preciosista y no exenta de términos rebuscados. Pero es sobre todo la comodidad de la temática amorosa, que abona en terreno ya sembrado por lecturas más corrientes, tanto andalusíes como europeas. Las marcas, la mesura en la longitud, el gesto más automático se generan a sí mismos en visitas al jardín queertés. La inteligencia sondea ya los límites de sus riberas, los índices de la entrega, la imagen echa una red.

De intensidad golosa de misterios a complicidad decidida con una apuesta concreta. Por ahí va el hilo.

Deja un comentario

Archivado bajo al-Andalus, criticism, Gazal, Ibn Sahl, Le Coeur Un, Literature's Theory, Middle Age, mobility, musics, orientalism, Poetry, queertly, Sufism, Urban Culture, webislam

La carta para Paul que nunca escribí

Querido Paul,

Gracias a vosotros aprendí qué era el amor, en inglés. Me hicísteis bailar, cantar y tocar la guitarra. Me dísteis fuerzas en los momentos difíciles, alegría y risas. A veces me cansé de Yesterday o Let it be, pero también esas canciones me tocaron en lo más hondo. Cambiásteis el mundo, la juventud, la relación con la  música y el concepto de la amistad. No se puede entender la narrativa actual de la autoficción sin la creación constante de John de su propio personaje, del mismo modo que no se puede entender el concepto de pareja sin el referente de él y Yoko. Tú fuiste el más trabajador, el más virtuoso, y John aportó la genialidad; Ringo y George fueron los primeros caballeros de vuestra orden del Amor. Los cuatro creásteis una magia irrepetible. Desde que aparecísteis miles de grupos de rock intentaron y consiguieron hacer canciones buenísimas, pero ninguno tantas y tan perfectas como vosotros. Hicísteis lo que teníais que hacer juntos, y cuando llegó el momento, os separásteis. Vivísteis tan intensamente la década de los sesenta que parece que la completásteis varias veces.  Vuestra influencia en la historia de la música sólo se puede equiparar con la de Bach, Mozart o Beethoven. Vuestra impronta en la sociedad, con los profetas Moisés, Jesús y Muhammad. Pero ni pretendísteis ser momumentos vivos ni profetas de una nueva religión. Fuísteis más ingleses que Churchill, más americanos que Kennedy y más universales que Buda. Encarnásteis la clase obrera mejor que el marxismo e inventásteis la relación carismática del artista con su público de masas. Miles de miles de parejas se enamoraron bailando con vuestras canciones y casi estuvísteis a punto de parar varias guerras. Cantásteis el amor más nuevo y más eterno, el mismo y siempre diferente  que cantaron Catulo, Ovidio, Machnún Layla, los poetas árabes de Oriente y Occidente, los trovadores,  Ronsard, Shakespeare, Molière, Éluard y Aragon. Renovásteis el surrealismo mejor de lo que hubiera nunca soñado Breton y dísteis alas a miles de artistas en todas las disciplinas. Nos enseñásteis lo mejor de las drogas, y sobre todo la virtud de la moderación en su consumo. A diferencia de tantos músicos que se perdieron en el alcohol, la heroína o la cocaína, da gusto verte, Paul, con tu cara tan simpática con todos tus largos sesenta años. With The Beatles.

Un admirador siempre agradecido.

1 Comentario

Archivado bajo anteUtopia, culture's distortion, Education, Gazal, Le Coeur Un, Market, mobility, musics, Poetry, politics, scenes, Urban Culture, USA

lecturas y ritmos (XI)

Pesentáneos, pretéritos y pósteros, de Leonardo da Jandra, Vies et mort d’un terroriste américain, de Camille de Toledo, The Singers of Love: Al- Andalus and the origins of troubadour poetry, de M. R. Menocal, y otros más libros están trabajando mi ritmo. Sin noticias del frente, más allá de los ecos de los musulmanes heréticos.

La guerra en Irak dura ya más que la Segunda Guerra Mundial. Ayer Al-Maliki, en una declaración absolutamente irresponsable, consideró más peligroso al ejército de Moqtadà al-Sadr, básicamente nacionalista, que Al-Qaeda, directamente terrorista. Ese el el aliado de los americanos.

Sin noticias del frente, pendientes de lo que los libros puedan ir iluminando del presente. N. vuelve pronto a Madrid. Juan Goytisolo hace bien burlándose de la cursilería papal.

Sin mares verdes, aquí el mar es azul, y con canciones de Marcel Khalifé, tocando el laúd como un trobador.

Deja un comentario

Archivado bajo al-Andalus, anteUtopia, Bagdad, Blogroll, books, Borders, capitalism, Christian Zionism, colonialism, criticism, culture's distortion, dâr al-Harb, ecology, France, Gazal, Human Rights, humanitarism, imperialism, islam, Jihâd, Le Coeur Un, Left, Literature's Theory, Market, Middle Age, mobility, musics, orientalism, Poetry, politics, press, USA

Ensayo de una España desarabizada

Como prometí ayer, voy a reseñar sin más tardar el libro panfleto de Serafín Fanjul (2000) : Al-Andalus contra España. La forja de un mito. Siglo XXI Editores, Madrid. El autor es un arabista muy sabio, uno de los pocos en España que puede traducir árabe clásico. Tiene además un ensayo de los años 80 sobre el mawwal, un género musical popular, en Egipto, que aleja cualquier duda de sus capacidades para hablar de cultura popular, con toda la vertiene de estudios folklóricos y antropológicos que pueda conllevar. Es además escritor de novelas, y hasta publica artículos, en el diario ABC que no leo, pero mi padre me advierte cuando hay alguno.

En general sus columnas son poco hirientes aunque lo pretendan, porque su manera de fustigar lo musulmán no llega al odio de los islamófobos profesionales, incapaces estos de emitir un juicio objetivo sobre lo que hablan. A Serafín Fanjul le gana la honestidad intelectual, de forma tal que es incapaz de pasar la raya de la mala leche para entrar en el terreno de la calumnia.

Pero volviendo al ensayo, quiero empezar afirmando que tendría que ser de lectura recomendada en primero de Filología Árabe e Hispánica, y de lectura valiosa para los musulmanes españoles. Se quiera o no, el ensayo Al-Andalus contra España no se limita a su carga polémica, la fustigación de la islamofilia y el islam moderno en España, sino que aborda con mucha erudición la presencia de musulmanes, moros y moriscos en sus respectivos siglos en España. Para emitir una pega global, y entrar después en los detalles, creo que no peca de polemista porque de eso se trata, sino de crear una imagen de desencuentro sistemático entre “españoles” y todo lo remitente a Al-Andalus válida tanto para el siglo XI como para el XVI. Como bien dice el título, se ha forjado un mito de Al-Andalus, pero el ensayo no consigue desmontarlo, si no es más que en sus manifestaciones más estrafalarias, Antonio Gala (por dinero) en El manuscrito carmesí, e Ignacio Olagüe (por ideología) en su revisionismo absurdo de la invasión árabe en la Península.

Uno de los problemas que tuvo que afrontar Serafín Fanjul, probablemente, en la redacción de su ensayo, fue el de salir airoso de los múltiples intentos de deconstrucción de la influencia andalusí en Castilla y lo que sería después el reino de España. Intenta ser radical, emite un principio, y a media que va sacando ejemplos parece que las cosas no están tan claras, aunque no lo admita, pero corrige rapidamente saltando habilmente a otra cuestión, que vuelve a abordar primero desde el tópico que se debe derrumbar.

Página 10, hablando de la animadversión in crescendo a los moriscos. Retrocede a finales del siglo XIV, para enlazar con los sentimientos antijudíos, saca a relucir a Enrique IV, y como si el subconsciente le traicionara, señala precisamente la afinidad con lo “moro” en su vida y comportamiento del rey tan denostado por sus enemigos políticos.

Página 11, cree que va a sangrar las conciencias sacando a relucir las difíciles situaciones de los homosexuales en el mundo árabe para echar estiércol sobre Al-Andalus, haciendo uso de las páginas del muhtasib de Sevilla Ibn ‘Abdûn, pero cuando entra en materia, se acuerda de Abû Nuwâs, para dar el  contrapunto. Y pasa lo inevitable: que elude comentar la influencia de la poesía de mujûn y cortés homoerótica en Al-Andalus, porque demostraría justo lo contrario de lo que había afirmado, a saber (p. 12)

[...] tampoco se puede afirmar que la homosexualidad esté, o haya estado nunca, bien vista ni normalizada, [...]

Negando todo el germen de la cortesía que tanto influenciará en Al-Andalus, mediante la poesía, en lo que aquí comento a menudo como la “tesis árabe”. Pero es que en este campo, Serafín Fanjul omite toda referencia a Federico Corriente, la única autoridad en España (o casi) sobre todas las cuestiones ligadas al dialecto andalusí y sus manifestaciones poéticas. De la poesía andalusí Fanjul se queda con esta apreciación muy crítica (p. 165):

[...] reducida al anquilosamiento de moldes repetitivos, a base de invocaciones tópicas al desierto, los amantes, la palmera y las caderas de la duna.

Así no desmonta ninguna mixtificación, sino que se engaña a sí mismo. Porque la lírica árabe en Al-Andalus es Ibn Zaydûn, Ibn Jafâdja, es Ibn Quzmân, es, en fin, también Ibn Sahl. No se puede obviar la aportación árabe a España y Europa, explicada por Juan Vernet en el ámbito de las ciencias, la espiritual, explicada por Asín Palacios, y la lírica, explicada por grandes filólogos anglosajones, como James T. Monroe, o más recientemente Cynthia Robinson, o en universidades americanas, como María Rosa Menocal, y contentarse con brochazos de suficiencia.

En conclusión, se salva de la hoguera virtual, se recomienda su lectura, pero se le tira las orejas al autor.

Con la paz y la barâka de Al-lâh,

5 comentarios

Archivado bajo al-Andalus, anteUtopia, Bagdad, books, Borders, criticism, culture's distortion, dâr al-Harb, Education, Gazal, Gender, Ibn Sahl, islam, Jihâd, Le Coeur Un, Literature's Theory, Middle Age, mobility, musics, orientalism, Poetry, politics, press, queertly, quotes, scenes, Sufism, TAZ, Urban Culture, webislam

La “tesis árabe”: unos apuntes breves (II)

Esta mañana acabo de escuchar al prestigioso filólogo G. Tavani en Santiago, en un congreso sobre literatura y el camino de Santiago, tras escuchar a la brillante arabista Ana María Carballeira. Lo que me interesa resaltar de la intervención de Tavani es el eco que tiene para mi comprensión del fenómeno del traspaso del espíritu lírico cortés y queertés de Al-Andalus a Provenza su reflexión sobre los trobadores provenzales en la Península. Partiendo Tavani de la evidencia del influjo provenzal en la lírica gallegoportuguesa, emite la hipótesis de que la ausencia de huellas textuales provenzales en la Península se explique por el hecho de que los juglares y trobadores que venían, a las cortes o en peregrinación a Santiago, traían textos líricos, que dejaban su impronta aquí, y que se llevaban de vuelta a su tierra. En la península, no había necesidad más tarde -siglo XIII- de copiar los textos o conservarlos, puesto que se consideraba inútil, en la medida en que no se apreciaba nada novedoso, habiendo aquí ya una lírica autóctona, al contrario de lo que sucedía en Italia, donde sí se copió la lírica provenzal y gallegoportuguesa. Además, los juglares y trobadores venían con un espíritu de tournée, es decir, de una estancia breve y lucrativa.

Creo que estas reflexiones se pueden extrapolar a la práctica de los cantantes y poetas andalusíes que, desde la corte de la taifa de Zaragoza, podían ir en tournée a las cortes del otro lado de los Pirineos. Naturalmente, esta influencia oral no dejó ninguna huella textual, más allá de las peculiaridades dispositivas ( monorrimas en dos poemas de Guillermo IX de Aquitania) que se puedan rastrear de forma muy esporádica. La “tesis árabe” se aprecia entonces como proceso de estímulo más que de influencia, con un tempo mucho más alargado en la duración, extensivo más que intensivo, de la lírica andalusí en la provenzal y latina. En efecto, gracias al estudio de nuevos latinistas, sabemos que sí hubo traducciones de poemas árabes en Córdoba, realizadas por eruditos mozárabes, en el siglo IX.

La “tesis árabe” se abre en un periodo de unos cuatro siglos, y se explica como sistema de enriquecimiento de la cultura medieval occidental por cauces escritos y orales, con pocos elementos de ruptura y sí muchos de sombras proyectadas, no-dicho y activación de elementos culturales poligénicos. Ibn Zaydûn ya no se opone a Ovidio, sino que se superpone. En esto, Ibn Sahl es una figura tardía que confirma las bifurcaciones del siglo XII que se cristalizan en el XIII. Es un poeta de plasmación, no de arranque. Un poeta del ocaso. Acaba una luz de vela e incienso venida de Bagdad en Sevilla y se enciende la lámpara italiana, el Renacimiento.

Deja un comentario

Archivado bajo al-Andalus, anteUtopia, Bagdad, Borders, criticism, culture's distortion, Education, France, Gazal, Ibn Sahl, islam, Le Coeur Un, Leonardo da Vinci, Market, Middle Age, mobility, musics, Poetry, queertly, Sufism, Urban Culture

La condena de Schumann y la redención de Satie

Para un pianista tan mediocre como yo, hay dos vértices en mi relación con el piano. Por un lado el “kleine Studie” de Schumann, y por el otro las tres “gymnopédies” de Satie. El estdio de Schumann no es difícil, pero exige un trabajo. Está basado en varias frases musicales en arpegios, que hubiera tenido que trabajar concienzudamente una por una, lentamente. No lo hice, y así llegué a una audición del conservatorio, con la obra mal trabajada y peor aprendida de memoria. Al cabo de tres compases empecé a equivocarme, dando paso al infierno: volver a empezar, equivocarme de nuevo, llorar, usar la partitura, equivocarme, y no acabarla. Fue un desastre y la firma de mi expulsión del conservatorio. El estudio de Schumann es para niños, pero es bellísimo, y si se toca con pedal, está anunciando lo más sublime de Mahler.

Mucho tiempo después me aficioné a las “gymnopédies” de Satie, que afortunadamente le encargaron tocar a mi hermano. Satie es la condescendencia absoluta. Uno puede pararse cuando es difícil, alargar los compases, usar el pedal para unir lo que no se ha unido por falta de destreza. Satie deja que el mal pianista toque algo emocionante, y al tocar las tres seguidas, se crea un ciclo virtuoso que otorga al menos indicado el placer de sentir que ha tocado algo bello. Satie es el amigo de los melancólicos, con Satie “la habilidad no cuenta”, sólo cuenta la tranquilidad del corazón del pianista. De Schumann a Satie. Del trabajo a la emoción. De la verdad a la pasión. De la sinceridad a la complicidad. Te lo dice Satie: “la habilidad no cuenta”.

Deja un comentario

Archivado bajo musics, scenes

Sobre el mestizaje de la pastorela de Marcabrú

En el otro polo de la cortesía provenzal de la primera época con respecto a Guilhelm de Poitou, encontramos al trobador Marcabrú, de la siguiente generación, que se rebela contra la libertad sexual que preconizaba el Conde y Duque poeta. Según las indicaciones de la profesora Pilar Lorenzo, la moral de Marcabrú puede y debe relacionarse con al auge del renacimiento moral de los principios cistercienses, o si se quiere, de una ortodoxia eclesiástica. En la pastorela de Marcabrú, no sólo se ridiculiza -es claramente una parodia de los “encuentros” de Guilhelm- la actitud transgresora de los nuevos amantes masculinos, sino que se va conformando un retrato interesantísimo de un ser femenino irredentamente humilde, el de una pastora curiosamente mestiza:

L’autrier jost’ una sebissa
Trobei pastora mestissa,
De joi e de sen massissa,
Si cum filla de vilana,
Cap’ e gonel’ e pelissa
Vest e camiza treslissa
Sotlars e causas de lana.

En un rigor filológico clásico, hay que entender este mestizaje como contrapuesto a la “supuesta” pureza de sangre de la voz cantante y pretendiente, que va variando a lo largo de la pastorela hasta destruirse a sí misma, en su desesperación agresiva y amenazante. Pero no dejo de querer intuir que también se pueda tratar de una leve huella, apenas esbozada verbalmente, del contexto multiétnico que se daba no solamente en la Península Ibérica, moros, judíos y cristianos, sino también en el sur de Francia.

Y Al-lâh es más sabio.

Deja un comentario

Archivado bajo al-Andalus, criticism, culture's distortion, Education, France, Gazal, Gender, Literature's Theory, Middle Age, mobility, musics, Poetry, quotes, scenes

Sobre gazal, poesía estrófica e historia de la dispositio lírica

La lectura del manual de Métrica española de Antonio Quilis ha sido muy estimulante. La cultura del lingüista, del historiador, del lector, en su mejor y más modesta expresión. Exposición del verso, de la estrofa, del poema. La rima, el acento y el acto elocutivo en su propia belleza. Saca las citas como se siembra un árbol, tranquila manera de construir un canon que va de la Epístola moral a Flavio hasta Rafael Alberti, incluyendo a San Juan de la Cruz.

Así, medito el paso del verso con pies métricos a las cesuras internas, que quizá comenzaron en Bagdad, y en árabe. Ahora ya sé que la cuestión del enlace con la lírica románica es secundaria, porque va desde el contacto fehaciente -Guillermo IX de Aquitania- hasta la concomitancia persistente durante dos o tres siglos en cortes cristianas de la península, sin contar con las xarjas romances, mucho más antiguas. Medito también la historia de las descomposiciones de la rigidez formal de la poesía árabe. El gazal árabe daba flores, la lírica necesitaba jardineros. La qasida árabe era monorrímica, con versos de arte mayor. Si nos fijamos ya en la cuaderna vía del Arcipestre de Hita, aún tenemos toda la admiración por la ficción de una regularidad imposible, ya que las raíces latinas no ofrecían tantas regularidades morfológicas como el árabe para crear un vocabulario de rimas extensible hasta la saciedad. Sólo Guillermo IX y mucho más tarde Peire Vidal pueden componer a duras penas poemas monorrímicos. Curiosamente, se pierde en el romance épico la consonancia en las rimas, y así el Cantar del Mío Cid puede impartir largas secuencias de muchos versos con la misma rima asonante.

Medito también la pobreza del juego de cesuras en los versos de arte mayor en la líricas romances medievales. Sólo Arnaut Daniel y otros trovadores del trobar clus van a tener bellas composiciones con tristiquios. Con el triunfo progesivo del endecasílabo, la cesura irá debilitándose, y sólo se recupera con el modernismo y el renacimiento del alejandrino.

Todas estas meditaciones me asaltan, y veo que cuando un buen manual da tanto, la academia es una libertad secreta.

bag09772.jpg

Deja un comentario

Archivado bajo al-Andalus, books, Borders, criticism, Education, Gazal, Literature's Theory, musics, Poetry, Urban Culture

La vida en el Olimpo

Llama la atención en la Ilíada, desde el primer canto, la doble narración entre los acontecimientos en las playas, y los debates en el Olimpo. Así, diferentes dioses van a solicitar ayuda a Zeus, habiendo besado previamente su rodilla.

Supongo que el helenismo mantuvo en Oriente Próximo la tradición del banquete divino, y que en el madjlîs de los zurafâ’ en Bagdad se repetían celebraciones arraigadas en el saber vivir .

Sólo los cenáculos más atrevidos del Renacimiento supieron competir con el fausto de las libaciones de la Antigüedad, y ya en los salones franceses del XIX percibimos más aburrimiento que disfrute. Las TAZ serán ocasiones de transportarse a nuevas situaciones de tertulia bien acompañada, siempre y cuando se desprendan de las inercias costumbristas de la buena educación. Hasta en los squats, las fiestas siguen una regularidad demasiado conformista, predispuesta, sentenciada.

Deja un comentario

Archivado bajo anteUtopia, books, culture's distortion, Gastronomy, Gazal, musics, scenes, TAZ

lecturas y ritmos (II)

La novela de Leonardo de Jandra que comenté ayer se llama “Huatulqueños”. Propone una narración muy tensa, con personajes duros en un ambiente muy rural de México. Para un lector español, enfrentarse con la oralidad mexicana es enormemente estimulante.

Tan importante como la lectura es la música. Parece mentira, pero la perspectiva de la música electrónica sólo consolida más el valor de Mozart. Un concierto para clarinete, por ejemplo, o la Sinfonía nº 21. Transforma el día en algo ligero. Más gustos: el disco “Protection” de Massive Attack, el concierto de Wembley en 1986 de Queen. La voz arañada y chula de la Mala Rodríguez. La Buhème, cantada por María Callas. Y lanzarse al vacío de la radio.

Deja un comentario

Archivado bajo books, Borders, Literature's Theory, musics, Urban Culture

Levels of cultural influence from al-Andalus to Romanic world in the Middle Age

The moment is come to begin a wide appreciation of the different levels of the cultural influence which took place in Spain and South of France from the Arab world trough al-Andalus and the Sefarad’s Jews. Let’s do a first account:

-Sciences: medicine, astronomy, law, grammar, history, geography, mathematics, biology, physics, philosophy and sexuality.

-Popular Music: instruments, rhythms, composition, melodies, social status and musicians.

-Love Poetry: a) Themes: Love bound, Tears of Love, Distance, Love’s Death, Love’s Madness, Supremacy of the Lover, Sacred Name of the Beloved, Places of Love (i. e. garden, River’s shores, Masjid’s patio), Grammar to love, Emaciated, Hope and desperation, Revival by Love, Sight, Fatal End in Love, Fascination in writing Love, Love’s Rawda (garden), Lost Sleep, Tell Mamma your Pain, Kiss me, What should I do, 3itâb (Hate by Love), Modern I love you. b) rhetoric forms, rhymes, verses, formulae.

-Gastronomy: Vegetables, combinations, order in presentation (salted before sweet), cleanness.

-Mysticism: Tawhîd, 3ishq, Imân, Theology, Tasawwuf.

Moor playing Music with Christian / Museo del Escorial

Cf. Robinson, C., 2002: In praise of Song: The Making of Courtly Culture in al-Andalus and Provence, 1005-1134 A.D. Brill, Leiden.

Robinson, 2002: 18:

“The fascination [...] exercised by Arabic culture on Romance -or Occitan speaking nobles of the late 11th and 12th centuries was probably never more persuasive than on these court occasions when the full splendor of riches held by taifa sovereigns and their courtiers in still relatively inviolate treasuries were displayed before the eyes of their (often Christian, more often than many Muslims might have wished) visitors. Such displays were always accompanied by some sort of poetic recitation or performance of song, and these recitations, to judge from Arabic accounts concerning taifa court practice, almost always included lyric poetry, both spoken and sung, on the themes of wine and love.”

Quote done the 29th February 2008.

3 comentarios

Archivado bajo al-Andalus, books, Borders, criticism, culture's distortion, Education, France, Gazal, Gender, islam, Literature's Theory, Middle Age, musics, Poetry, quotes, scenes