lecturas y ritmos (II)

La novela de Leonardo de Jandra que comenté ayer se llama “Huatulqueños”. Propone una narración muy tensa, con personajes duros en un ambiente muy rural de México. Para un lector español, enfrentarse con la oralidad mexicana es enormemente estimulante.

Tan importante como la lectura es la música. Parece mentira, pero la perspectiva de la música electrónica sólo consolida más el valor de Mozart. Un concierto para clarinete, por ejemplo, o la Sinfonía nº 21. Transforma el día en algo ligero. Más gustos: el disco “Protection” de Massive Attack, el concierto de Wembley en 1986 de Queen. La voz arañada y chula de la Mala Rodríguez. La Buhème, cantada por María Callas. Y lanzarse al vacío de la radio.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo books, Borders, Literature's Theory, musics, Urban Culture

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s