Cáceres (II)

¡Primer día del Congreso Internacional “Iridiscencias sobre países asíaticos y musulmanes”, al-hamdulillah! Curiosamente, no ha podido venir Ángeles Espinosa, por tener que desplazarse a Irak, siendo su intervención sobre la blogosfera islámica en Irán, Europa y España  lo que más expectativas me producía. Sin embargo, haber escuchado esta mañana a Antoni Segura y a Gema Martín Muñoz ha merecido la pena, así como ver y comentar con Rocío Velasco dos documentales sobre el Líbano, “Líbano, el equilibrio frágil”, una producción española de 2005, y el documental más independiente “Facing Reality: Beirut -lebanese dalily life stories”, de 2003.

No creo que tenga mucho sentido intentar reproducir las conferencias de dos expertos en el mundo islámico, como son sin duda Antoni Segura y Gema Martín Muñoz. Sí apuntaré algunas reflexiones, que quizás retomaré con más calma más adelante en el futuro.

Antoni Segura hizo una amplia reflexión sobre el contexto geoestratégico en Oriente Medio. Quizás resulte llamativo que prefiriera la fecha de 1991, cuando se produjo la disolución de la URSS y la primera guerra del golfo contra Irak, al 11-S de 2001, para explicar el nuevo periodo que se ha abierto a nivel global, tras la Guerra Fría. La exposición del profesor catalán se situó dentro de la tensión entre el mundo unipolar de la potencia militar estadounidense y el mundo multipolar que surge y emerge cada vez más claramente, con las tensiones producidas por motivos políticos consecuentes a la lucha por el control de los recursos energéticos.

Una serie de puntos marcan esta transición desde la Guerra Fría. Me limitaré a nombrarlos:

1) vacío de poder en amplias zonas tras la desaparición del bloque soviético, llenado parcialñmente por diversas formas de islamismo político, ya sea en Asia Central o en África.

2) Descomposición de la política de disuasión.

3) Mediación de las ONU en diversos procesos de construcción o disolución de naciones.

4) Sustitución de un enemigo absoluto por otro, del comunismo al islam. Cabe añadir que ya no se trata de un enemigo al que se acusa directamente, sino bajo las formas veladas de la focalización sobre las versiones extremistas, lo que se denomima el yihadismo internacional.

5) Lucha por los recursos energéticos.

6) Guerras imperiales: Afganistán e Irak.

El mundo es hoy multipolar en lo económico (véase Japón, la UE, China, la India o Brasil), pero el poder político se diluye en múltiples niveles: las entidades corporativas, financieras, el narcotráfico y el tráfico de armas, así como los foros alternativos, la sociedad civil y las demosferas – blogosferas, redes asociativas, etc.-.

Antoni Segura concluyó  su intervención con unos comentarios atinados sobre las políticas del miedo, y sus efectos reales tanto en nuestras sociedades como en el Tercer Mundo.

******

La conferencia de Gema Martín Muñoz se centró en la sociedad iraní. Incidió desde el primer momento sobre la importancia del cambio demográfico en Irán, donde el 60% de la población tiene menos de 20 años, y sobre la importancia de la feminización de la sociedad, siendo las mujeres no sólo más educadas que nunca, sino también más ambiciosas. Así, se está produciendo un apoderamiento, muy a pesar de las estructuras represivas del régimen, de la esfera pública, mediante la inserción profesional, académica y política. En un intento arriesgado pero meritorio para entender la revolución islámica de 1979 más profundamente de lo que generalmente se hace, la directora de la Casa Árabe señaló que la separación de poderes en Irán tras la revolución entre el Presidente de la República, el Pasrlamento y las estructuras del clérigo han creado de facto la situación más propicia de toda la zona de Oriente Medio para que a la larga lo religioso abandone el debate político para ceñirse en un papel más simbólico que decisivo. Aunque creo no coincidir con el uso que hace del concepto de posislamismo, que aplica sin precauciones a la sociedad iraní -que ya sería posislamista-, sí llegamos tras el turno de preguntas a cierto entendimiento sobre los comportamientos sociales de deserción de los jóvenes iraníes, que no responden a la clásica oposición militante de otras épocas y latitudes. Según Gema Martín Muñoz, la sociedad iraní ya ha efectuado un cambio social irreversible que el régimen no podrá cercenar.

Aprecié mucho sus reflexiones sobre la instrumentalización política del islam, y también sobre la deshumanización de las víctimas que acompaña la presentación de los conflictos en Oriente Medio en los canales informativos occidentales.

******

Dos homenajes para concluir: a  Joumaid, estudiante de Beirut que decide hacer teatro como modo de vida -eso es una TAZ de verdad-, y a Laila al-Ali, que desde la asociación Najdeh dirige una red de guarderías para los campos de refugiados palestinos en el sur de Beirut, así como centros de ayuda a las mujeres víctimas de violencia doméstica, desde 1996.  Y una sonrisa para todos los libaneses, desde aquí, en Cáceres, con todo mi dolor y mis ganas de ir a visitarlos algún día, inshâ’ Al-lâh. Beirut fî ‘albî.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Borders, capitalism, dâr al-Harb, Education, EU, feminism, Gender, Human Rights, humanitarism, imperialism, islam, Jihâd, Left, Market, mobility, orientalism, politics, press, TAZ, Urban Culture, USA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s