La Mezquita de Sevilla y la tutela orientalista

Bismillah, el Clemente y Piadoso de piedad,

Llevo desde años siguiendo con mayor o menor interés el proceso de la construcción de una Gran Mezquita en Sevilla. Lo hago en tanto que islamista situacionista y en tanto que arabista. Por eso me ha interesado el artículo de RAÚL BOCANEGRA – Sevilla – 22/01/2008 20:07, en Público, con un título tosco: Da templos para rezar y no mires a quién, un poco soplapoyas, que no me gusta por principio. En este caso, por ejemplo, no se pide dinero a las instituciones, sino que el Ayuntamiento de Sevilla regule el derecho constitucional de los musulmanes a tener una referencia simbólica, espacial y espiritual en la capital de Andalucía.

Lo más interesante del artículo es que toda la segunda parte reproduce las declaraciones de Don Emilio González Ferrín, que fue profesor mío. Las copio para centrarme y evitar hablar en el aire:

 Hay unos 250.000 musulmanes en Andalucía, según las estimaciones del profesor titular de árabe de la Universidad de Sevilla, Emilio González Ferrin, quien se muestra favorable a la edificación de una gran mezquita en Sevilla, que dará servicio a toda la región. Sin embargo, está en contra de que la gestione la Comunidad Islámica de Malik Ruiz, con quien negocia el ayuntamiento, gobernado ahora por PSOE e IU. Ruiz dirige también la mezquita de Granada y para levantar el templo, cuentan con el apoyo financiero del sultán Al Qassimi, jefe de Estado del emirato árabe de Shaykh. Su país fue uno de los abanderados del boicot a Dinamarca por la polémica de las viñetas de Mahoma. González Ferrin considera que representa sólo al 10% de los musulmanes. Por el contrario, el consitorio sostiene que existe un acuerdo entre las federaciones musulmanas registradas en el Ministerio de Justicia y que Ruiz es el interlocutor válido.

“Esto no habría pasado hace 20 años. Es por el 11-S y el 11-M. Se ha creado una imagen de rechazo”, afirma González Ferrin. El consistorio sabe que la solución de alejar la mezquita no es perfecta, pero tampoco quiere más problemas. El plazo para que se resuelva el recurso contra la sentencia que avala la cesión del suelo se calcula en unos dos años, lo que situaría de nuevo la cuestión en el centro del debate electoral de cara a las próximas municipales.

Me interesan las declaraciones del profesor, aunque podía objetarlas todas, una por una. Pero sobre todo, y es lo más curioso, parece que se otorga el derecho de dar él, como experto al estilo americano, el visto bueno, no siendo ni un funcionario del Ministerio de Interior ni de la Secretaría de relación con los cultos. Implica así a la Universidad, aunque hable en su nombre propio, en una función muy dudosa, la de  interventora en los asuntos políticos. Y puestos a considerar que la Universidad tiene que tener ese poder, entonces exijo como antiguo alumno e investigador del Grupo de Investigación Ixbilia, asociado a la Universidad Hispalense, voz en un debate intrauniversitario antes de que la Universidad se encierre en un discurso orientalista: paternalista, deformador, intrusista.

Y Al-Lâh ta3alà sabe más.

31007r.jpg

Anuncios

11 comentarios

Archivado bajo al-Andalus, criticism, Education, Human Rights, islam, Jihâd, mobility, orientalism, politics, press, quotes, Sufism, TAZ, Urban Culture, webislam

11 Respuestas a “La Mezquita de Sevilla y la tutela orientalista

  1. Estooo… yo apoyé el boicot a Dinamarca sin ser musulmana. ¿Me convierte eso en incapaza de abrir mi propia mezquita?

    (Señor, qué Cruz)

  2. Claro, eso no puede ser la lógica.

    Si no, yo que le serví un café en Ginebra al hermano de Bin Laden, ya no me quedaría otra que entregarme en vuelo charter a Guantánamo.

    Un saludo, pitufa y schtroumf, hermana.

  3. Emilio Gonzalez Ferrin

    Estimado Abenyusuf. Sí, te recuerdo de mis clases y debo decir que eras un alumno aventajado. Pero no entiendo por qué suele pasaros siempre lo mismo a algunos de mis alumnos que abrazáis al islam; que creéis que de un modo psico-genético os convertís no ya en expertos el islamología, sino en juramentados contra mí -algo freudiano-. Mi abuela es fiel creyente cristiana, pero no está capacitada para impartir cristianismo. Lo digo a tenor de tu pretensión de “objetar mis declaraciones”. ¿Qué sabes tú de ellas? ¿Me has preguntado acaso si el periodista trasladó mi opinión?. No, por supuesto; perteneces al tipo de persona que hostiga sin fundamento y así parece que genera ideas.
    Por si esto se continúa, te diré que no tienes ni idea de cuanto defiendo en Sevilla sobre la Mezquita. Mi propuesta es conocida y clara: Sevilla necesita una mezquita, pero no una que sirva a intereses privados de menos del 10% de los musulmanes de Sevilla. El proyecto que defiendo a capa y espada estaría respaldado por las dos fereraciones de musulmanes españoles, y cuenta con el apoyo de un sector del Ayuntamiento.
    Pero supongo que para un militante como tú no tiene importancia el conocimiento de las ideas, sino el desencuentro. En fin, te deseo lo mejor en tu cruzada a contracorriente.

  4. Estimado profesor,

    Es para mí un honor poder dialogar contigo. Ante todo, quiero pedirte solemnemente no tanto disculpas como benevolencia, en la medida en que el tono ofensivo que adopté -sin duda- en mi post se explica más por las ganas de calentar el debate que por ignorancia de lo que hacía. Así que no fui inocente, aunque eso también se puede explicar: “hostigar sin fundamento, pero hostigar”, para respirar, para hacernos un sitio en una blogosfera anónima, fuera de una academia exigente. Por cierto: soy sobre todo “Experto profesional en cultura, civilización y religión islámicas”, título oficial garantizado por la UNED, así que no soy solamente un creyente más, sino un “Experto”.

    Una vez dicho eso, me animo a comentar de nuevo lo que me parece que es el fondo de la cuestión. Yo no puedo estar al tanto de todo, y tengo que suponer que la información que da el periodico Público es fiable. Creo entender que no objetas el contenido del artículo y lo que de él cito, aunque probablemente el periodista Raúl Bocanegra omitió en parte y simplificó información que era relevante. Por ejemplo: cúanto y cómo defiendes la apertura de una Mezquita en Sevilla. En ese sentido, te doy ya las gracias por ello.

    Pero pongamos por caso que el periodista Raúl Bocanegra estimó que lo relevante es que te presentases (hipotético caso) como profesor titular de árabe de la Universidad, cosa que es cierta. En ese caso, es legítimo que yo desde fuera como musulmán pero desde dentro como ex-alumno ligado de alguna forma a la Universidad entablara el debate de sí es bueno que la Universidad se pronuncie en un asunto tan eminentemente político, sin que se produzca un debate previo. ¿Se ha producido un debate sobre la Mezquita de Sevilla en la Universidad?
    Yo vi con mis ojos a Saleh Paladini, Mansur Escudero, un representante de la Universidad (creo que era el vicerrector de extensión cultural) y a Don Rafael Valencia pronunciarse en el salón de Actos a favor de la Mezquita, sin que se produjera ningún debate sobre federaciones aceptables o no. Me he perdido pues un capítulo.

    Ya para concluir, y retomando el comentario de Taliba: ¿Se puede ligar lo que pasó en Dinamarca, las caricaturas, las amenazas de muerte, el debate, el post-debate, el hiperdebate y el no-debate con lo que debe suceder en Sevilla, la apertura de una Mezquita grande en el barrio de los Bermejales?

    Líneas finales: no me gustan las grandes mezquitas tipo ersatz de Catedral, y me gusta aún menos que se creen dos territorios de género dentro del recinto, discrimiando a las mujeres, por eso no fui a la Mezquita a menudo en Ginebra. Pero me parece normal que los musulmanes -murâbitûn o no- tengan un espacio simbólico y espiritual en una ciudad del siglo XXI.

    Saludos cordiales,

  5. Emilio Gonzalez Ferrin

    Ahora sí; en estos términos sí entiendo el sano debate público. Desde aquella manifestación de Paladino, Escudero y compañía, algo de agua ha corrido bajo el puente hasta que -como pareces saber- los murabitún han liderado el pruyecto. Con todo mi respeto no sólo para lo que representan sino hacia la mayor parte de los que conozco personalmente, no creo que el espacio social que ocupan en Granada tenga parangón en Sevilla. Partiendo, así, de que Sevilla necesita una mezquita, mi planteamiento es que son los musulmanes sevillanos los que deben tener voz. Paladini fue desplazado del proyecto, y yo he afirmado públicamente, como conocedor de que el islam no es una versión alienígena del Opus, que la necesaria claridad pública del islam europeo se vería perjudicada con la instauración de mezquitas cerradas de un islam menos ecuménico que el que conozco en Madrid o Almodóvar del Río, pongamos por caso.
    Aparte de esto, debo decirte que no es lo mismo ser musulmán que islamólogo. Tú planteas que el conocimiento intelectual del hecho coránico y/o islámico sólo es orientalismo. Yo planteo que el islam se merece una universalidad que se niega desde sectores radicales, y que el Corán es demasiado patrimonio de la Humanidad como para que no se me permita iluminarme con él por el hecho de no ser yo musulmán.
    Se avecinan nuevos e interesantes tiempos para Europa, y el islam debe estar presente. No cono una secta más -evangelistas, opus, legionarios, testigos de Jehová….- El islam es mucho más abrazadera que exclusivismo. Participo en un proyecto de investigación al que te animo que te unas: se trata de reivindicar el papel del islam entre las fuentes culturales de Europa. Esa es la tesis que defiendo. Como comprenderás, ese islam genérico es demasiado inabarcable como para que por el hecho de ser musulmán se pretenda conocerlo. Puedes sentirlo, desde luego, pero mi acercamiento intelectual es mucho más ecuménico. Saludos: Emilio

  6. Estimado Emilio,

    Sé que es humor, pero es Saleh Paladini, alguien que aprecio y respeto, y quizás es aún pronto para bromear. Aunque el humor es quizás la solución para algunos viejos conflictos que tanto nos hacen sufrir, Emilio, como el de Oriente Próximo.

    Recuerdo, al escribirte, las clases en la Universidad, cómo podíamos discrepar sobre Edward Saïd, pero ser aún ligeramente optimistas. Hoy en día, todo está allá tan difícil, que ni el humor puede quizás ya (casi) nada..

    Pero volvamos a nuestro tema, más sevillano , y más europeo. Soy infinitamente más próximo a ti por cultura que a un conciudadano marroquí, y por lo tanto tu sensibilidad con respecto al islam es muy próxima a la mía, o la mía a la tuya. Creo que yo apenas dí un pasito que me fue más fácil en la medida en que no estaba bautizado. Pero eso es una cuestión personal. Por lo tanto, entiendo perfectamente que reivindiques la legitimidad del sabio de una cuestión. El pastelero sabe de curasanes, el camarero de mesas que atender, y el zapatero de zapatos. Y el profesor conoce su materia, por supuesto. Miguel Cruz Hernández es el mejor ejemplo que conozco (sólo de leerlo) de un gran sabio del islam que no es musulmán.

    En Europa, el islam tiene un papel que jugar, que queremos los dos que sea positivo para todos. Y en España, afortunadamente, no creo que estemos teniendo los problemas que se producen en otros países europeos. El islam no se ha percibido exclusivamente como algo ajeno, quizás. Pero la situación dista aún de ser armoniosa, ni mucho menos. Creo que el papel de la prensa puede ser contraproducente sí se limita a crear un clima sensacionalista, importado o calcado del que se vivió en Francia durante el 2º mandato de Chirac. Lo siento, me extiendo…. me interrumpo.

    Sí, el islam en España: ya existe. Si consiguieramos no apesadumbrarlo con temas de rencillas personales. . . En esta cuestión de la Mezquita de Sevilla, puedo pintarme un panorama de la situación, y sobre todo veo que no puede haber un árbitro, sólo crear un consenso.
    Ojalá nos pongamos todos: vecinos sevillanos, el Ayuntamiento, las diferentes congregaciones y personalidades que tengan derecho a voz. Creo que Mansur Escudero es una -si él aceptara-. No sé sinceramente sí la Universidad de Sevilla o un grupo de investigación puede ser otra.

    Muchas gracias por la invitación, que desgraciadamente tengo que declinar, por necesidad de centrarme en lo que tengo entre manos.

    Salam alaikum

  7. Emilio Gonzalez Ferrin

    Estimado Abenyusuf;

    Disculpa el largo parón. He andado fuera. Precisamente vengo de Verona -Italia- de un buen congreso sobre “raices culturales de Europa” y me permití disertar sobre el islam como fuente cultural del Renacimiento. Creo que es el enfoque desde el que puede tenderse un puente histórico. El puente humano es otra cosa; es de cada uno. No entendí muy bien lo de Paladini que decías antes -quizá se coló “Paladino” y pensaste que era de broma, lo siento-. Luis Paladini-no conocía su nombre árabe- ha sido uno de mis mejores alumnos. No sólo fue para mí un placer reconocerle su matrícula de honor, sino que pude aprender de él -de un gran trabajo que presentó- algunas frescas ideas sobre espiritualidad y religiosidad. Y de otro buen amigo musulmán, Hachim Cabrera, sigo aprendiendo gracias a que me ha regalado la recopilación publicada de sus jutbas. Es decir, te aseguro que comparto mucho más con cuanto presentas. Otra cosa es mi renuncia al pesimismo, el mismo que enarbolas al hablar de “ya no es tiempo de risas”. Pero creo conocerte bien -desde tu estancia en el Colegio Mayor a tu militancia en los árboles de la Alameda- y me consta que estás deseando una buena “Sierra Madre” o una Bastilla. Ahí cada cual; yo soy mucho más evolucionista que revolucionario.
    Centrándonos en lo que nos ocupa: hay una mezquita en Sevilla que debe ser reconocida como tal y no es el proyecto de los Bermejales -un timo a los vecinos, que llevan años esperando otras instalaciones en donde quieren establecer la mezquita de la discordia-. El lugar adecuado es una dependencia del Ayuntamiento, el antiguo pabellón que hay en la Palmera -albergó en 1929 al Protectorado Español en Marruecos-. Es un lugar impresionante, con un gran alminar sobre el parque, y albergaría a todas las corrientes musulmanas, incluyendo la necesaria apertura a Sevilla que no tendría jamás un proyecto más sectario.
    Si nos sumamos a la petición, puede lograrse. Pero si preferís encastillaros en “debemos ser diferentes”, pues la cosa se enquistará. Personalmente me parece absurda la idea de “deber apartarse”. El islam tiene aún mucho que aportar a Europa. Pero un islam aireado que -como en todas partes- no se presenta siempre.

  8. Estimado Emilio,

    Muchas gracias por tu carte de intenciones. Sinceramente, la propuesta de la dependencia en la avenida de la Palmera me seduce personalmente mucho. Y me alegra saber que haya proyectos alternativos al de la misma avenida, a la altura de los Bermejales. También hay que valorar que la gran mezquita en una superficie mucho más grande permitía contar con un gran aparcamiento, permitiendo así centralizar las necesidades de musulmanes de más localidades de la zona.
    Creo que tu comentario que me permito citar :

    Centrándonos en lo que nos ocupa: hay una mezquita en Sevilla que debe ser reconocida como tal y no es el proyecto de los Bermejales -un timo a los vecinos, que llevan años esperando otras instalaciones en donde quieren establecer la mezquita de la discordia-.

    Tiene un tono demasiado definitivo. Pero sí creo que los vecinos de los Bermejales deben tener muchísimas razones para pensar que necesitan muchas cosas: más inversión pública y privada -empleo-. y una revitalización del barrio. Y tienen razones legítimas de pensar que están al límite de la getoización que sufre barrios adyacentes – las 3000 Viviendas – y que la gran mezquita no supone diálogo social sino marginación .

    Seguro que estamos ante una responsabilidad tan compartida en este punto muerto que poco puede ayudar señalar unos culpables concretos. Haría mejor en callarme o escribir sin pesimismo.
    Será mi aprendizaje de esta discusión, oscilante entre ilusión y nostalgia de una falsa ilusión.

    Con mucha paz y amistad,

  9. Emilio González Ferrín

    Estimado Aben Yusuf;

    Pasa el tiempo, y sigo dándole vueltas a una etiqueta inicial tuya que creo -a la postre- afortunada. El concepto -insisto, deberías patentarlo- de TUTELA ORIENTALISTA. Y si vuelvo a ello es por lo siguiente, a ver qué te parece.
    En Sevilla hace falta una mezquita desde hace años. Un colectivo que -de hecho- me honra con su amistad, movió popularmente tal necesidad hace años y acostumbró a la ciudad a que se podía ser distinto, incluso freudianamente acorde con ciertos tópicos de nuestra tierra. Quizá no llegas a sentirlo igual porque eres bastante “hombre de mundo”, pero ser andaluz requiere sobrellevar la rémora de “hijo de un folklore, gracia y clima”. Y, de pronto, ese acento que los telediarios evitan, esos pueblos que sólo aparecen en las guías turísticas -y nunca en los planes de mejora estructural de empresas-, se sienten acordes con una cierta insumisión internacional a determinadas imposiciones globalizantes. Así, ser musulmán en Andalucía se acercaba hace unos años a ser morisco. Los capullos del euro-ombliguismo llegaron a reirse del “ser morisco” del mejor Blas Infante. Y lo cierto es que la idea de Infante es válida, aunque exige reflexión especular: no es que el campesino andaluz sea de por sí morisco, sino que se trataba al campesino andaluz como se trató al morisco. Y así encajaron muchas mentalidades sociales y muchas “pacificaciones freudianas” con el mito de los tópicos. El andaluz, morisquizado, “sabía quién era” -parafraseando a Alonso Quijano y su “Yo sé quién soy”.
    Pero, de pronto, ser musulmán andaluz ya no era ser morisco del mundo. Era ser objeto de escucha estratégica, sospecha mediática. La inherente “lucha de clases” que acompañó a mil y una conversiones al islam en Andalucía se encontró en el “ojo del huracán”: terrorismo, inmigración, gregarismo esencialista y aislacionista en un mundo relativista y mundializado. Para no aburrirte: el andaluz musulmán ha llegado a ser un peón “deslegitimado” en gran medida por una tenaza: la formada por la afluencia de “islam de fuera” y la que concibe ser musulmán mucho más como neo-imperialismo que como coherente lucha de clases. Al-Andalus se forjó desde dentro, nacido por propia voluntad sobre la sociedad anterior por los hijos de la misma tierra. Ya está bien de chorradas intervencionistas, invasiones que justifican conquistas y reconquistas y que sirven al mejor postor. Nadie de fuera puede enseñar a un andaluz a enorgullecerse de hacer sido andalusí.
    Amigo Aben Yusuf: corren malos tiempos para el islam autóctono. Porque es pobre, sin aspiraciones mayores a las personales, y a contra corriente. Los más poderosos musulmanes de fuera se van a acabar de llevar el gato al agua y convertir el autoctonismo en secta de diseño. Entiendo lo que debieron sentir los afrancesados ante la invasión francesa: “no se tratabe de esto”.
    Aquí arrojo yo la toalla. Porque me interesaba “habitar mi Historia” y convivir con el mundo que me ha hecho lo que pueda ser humana e intelectualmente: el islam tal y como lo he conocido en veinte años de viajes, estudios y enriquecimiento personal. Un islam tan variado, incoherente y heterogéneo como la propia vida. Pero saltó la que llamabas TUTELA ORIENTALISTA. Mi propio Ayuntamiento decide ser más papista que el Papa y “exclusivizar” el modo de ser musulmán en Sevilla. Poprque ha concedido una exclusiva para la construcción de la mezquita, y los miles de musulmanes sevillanos deberán elegir entre el islam de diseño que llega de fuera o seguir en las mezquitas de garajes en los barrios. En una sociedad igualitaria, esos miles de musulmanes serían votos perdidos, y el Ayuntamiento sabría a quién escuchar. En la lógica de imposición orientalista, desde el Ayuntamiento vienen a decirle al musulmán de barrio que de qué se queja, si le van a construir el Corte Inglés islámico.
    No sé si sigues la larguísima distriba entre las diversas comunidades islámicas en España y el modo en que están siendo sistemáticamente controladas desde fuera. Pero aquí termina la aventura de “lucha de clases” y empieza el islam de diseño. El resto es euro-islam. Es decir: domesticación de la Historia.

  10. Estimado Emilio,

    Leo tu comentario con mucho interés. Te agradezco que vuelvas a escribir. Voy a copiar tu mensaje para responder en una nueva entrada, mientras que medito mi respuesta.

  11. Pingback: La Mezquita de Sevilla: discusión con Emilio González Ferrín sobre el concepto de tutela orientalista « Abenyusuf’s Weblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s