crónica compostelana (II)

La belleza está en las personas y en su forma de hablar. La riqueza es como una biblioteca: no vale nada si no se usa. Los cursos con Helena de Carlos y esta semana con Amaia Arizaleta graban en mi mente la imagen de una Universidad anteutópica y queertés.

Mi madre me aconseja creerme algo: alguien puede haberme llamado.

Mi hermano me enseñó un parque magnífico, con la restauración de un cementerio, desde donde se ve Santiago de Compostela justo de espaldas, y no de frente como hace eternamente Ramón de Valle-Inclán.

Ya se acabarán los saltos en las pistas ski, para abordar las costas de Tiro con el deseo de Apolonio.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo anteUtopia, Borders, criticism, culture's distortion, Gazal, Literature's Theory, Middle Age, mobility, scenes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s