lecturas y ritmos (IX)

Esta semana acabé la novela Huatulqueños, de Leonardo da Jandra. Para los que hayan leído Cien años de soledad, de G. García Márquez, me atrevo a ver un paralelo en la sexualidad omnipresente y tropical, en el sentido de las estirpes, las pasiones y los amores. En cambio, y para bien, no abunda en ningún elemento fantástico,  con lo cual la magia no es explícita, sino implícita, en la selva, el mar y los andares. Me gustó la división en tres partes, y el complemento histórico al final sobre el puerto de Huatulco. He enlazado enseguida con la novela Samahua, del mismo Leonardo da Jandra, que creo que me va a gustar tanto como la que comento y como Bajo un sol herido. Es algo que siempre se agradece, cuando lees a un escritor, que abunde en sus temáticas sin repetirse nunca formalente. La oralidad de los campesinos está mucho más presente en Huatulqueños que en Bajo un sol herido, más urbana, más lúdica, más europea. Veremos si Samahua me seduce del mismo modo.

En otro orden de cosas, comencé esta semana la lectura de los ensayos de G. Duby publicados con el título El amor en la Edad Media. No puedo dejar de apreciar cierto tremendismo un poco comercial, haciendo de la juventud de los casados una característica determinante y que le da pie a reflexiones sobre el pugilato en la cama nupcial, y otros excesos de época que tan bien quedan en las películas morbosas. Conseguí en la biblioteca el ensayo de Ruth E. Harvey The Troubadour Marcabru and Love, de 1989, que augura romper con la percepción de Marcabru como poeta esencialmente misógino. Será para mí un reto que consiga atraerme un poeta que desde el principio he recibido con antipatía. Quizás una aproximación madura desvela sutilezas que convendrá resaltar, llegado el caso.

Como aún no lo he comentado, acabaré con unas palabras sobre la segunda novela de Camille de Toledo, Vies et mort d’un terroriste américain. Cabe resaltar primero como aquí se domina y se resuleve la dialéctica entre argumento y fragmentación, como la actualidad empapa sin ahogar, y como el futuro se escribe en un dolor de certezas y con ganas de pasar página. las referencias musicales son tan íntimas que me dan vértigo -Anouar Brahem-, así como el paralelismo biográfico con mis derivas teatrales en Ginebra, con J., Jullien y Gilles. Las referencias al islam son suficientemente audaces para no incomodarme, y la mirada sobre EEUU, combina la agudeza y la complicidad. Esta novela, aún teniendo en cuenta que es una obra en gestación dentro de la Tetralogía Artificial, junto con la fascinante L’inversion de Hyéronimus Bosch, es ya de por sí una obra maestra.  Y como broche final, una buena noticia: ha salido por fin de la imprenta Punks de boutique, que es como se llama nuestra traducción (de mi hermano y mía) de Archimondain, jolipunk. Pronto los más jóvenes podrán leer a Camille de Toledo en español. Van a alucinar.

Deja un comentario

Archivado bajo anteUtopia, books, capitalism, criticism, culture's distortion, ecology, feminism, France, islam, Le Coeur Un, Middle Age, Urban Culture

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s