Ensayo de una España desarabizada

Como prometí ayer, voy a reseñar sin más tardar el libro panfleto de Serafín Fanjul (2000) : Al-Andalus contra España. La forja de un mito. Siglo XXI Editores, Madrid. El autor es un arabista muy sabio, uno de los pocos en España que puede traducir árabe clásico. Tiene además un ensayo de los años 80 sobre el mawwal, un género musical popular, en Egipto, que aleja cualquier duda de sus capacidades para hablar de cultura popular, con toda la vertiene de estudios folklóricos y antropológicos que pueda conllevar. Es además escritor de novelas, y hasta publica artículos, en el diario ABC que no leo, pero mi padre me advierte cuando hay alguno.

En general sus columnas son poco hirientes aunque lo pretendan, porque su manera de fustigar lo musulmán no llega al odio de los islamófobos profesionales, incapaces estos de emitir un juicio objetivo sobre lo que hablan. A Serafín Fanjul le gana la honestidad intelectual, de forma tal que es incapaz de pasar la raya de la mala leche para entrar en el terreno de la calumnia.

Pero volviendo al ensayo, quiero empezar afirmando que tendría que ser de lectura recomendada en primero de Filología Árabe e Hispánica, y de lectura valiosa para los musulmanes españoles. Se quiera o no, el ensayo Al-Andalus contra España no se limita a su carga polémica, la fustigación de la islamofilia y el islam moderno en España, sino que aborda con mucha erudición la presencia de musulmanes, moros y moriscos en sus respectivos siglos en España. Para emitir una pega global, y entrar después en los detalles, creo que no peca de polemista porque de eso se trata, sino de crear una imagen de desencuentro sistemático entre “españoles” y todo lo remitente a Al-Andalus válida tanto para el siglo XI como para el XVI. Como bien dice el título, se ha forjado un mito de Al-Andalus, pero el ensayo no consigue desmontarlo, si no es más que en sus manifestaciones más estrafalarias, Antonio Gala (por dinero) en El manuscrito carmesí, e Ignacio Olagüe (por ideología) en su revisionismo absurdo de la invasión árabe en la Península.

Uno de los problemas que tuvo que afrontar Serafín Fanjul, probablemente, en la redacción de su ensayo, fue el de salir airoso de los múltiples intentos de deconstrucción de la influencia andalusí en Castilla y lo que sería después el reino de España. Intenta ser radical, emite un principio, y a media que va sacando ejemplos parece que las cosas no están tan claras, aunque no lo admita, pero corrige rapidamente saltando habilmente a otra cuestión, que vuelve a abordar primero desde el tópico que se debe derrumbar.

Página 10, hablando de la animadversión in crescendo a los moriscos. Retrocede a finales del siglo XIV, para enlazar con los sentimientos antijudíos, saca a relucir a Enrique IV, y como si el subconsciente le traicionara, señala precisamente la afinidad con lo “moro” en su vida y comportamiento del rey tan denostado por sus enemigos políticos.

Página 11, cree que va a sangrar las conciencias sacando a relucir las difíciles situaciones de los homosexuales en el mundo árabe para echar estiércol sobre Al-Andalus, haciendo uso de las páginas del muhtasib de Sevilla Ibn ‘Abdûn, pero cuando entra en materia, se acuerda de Abû Nuwâs, para dar el  contrapunto. Y pasa lo inevitable: que elude comentar la influencia de la poesía de mujûn y cortés homoerótica en Al-Andalus, porque demostraría justo lo contrario de lo que había afirmado, a saber (p. 12)

[…] tampoco se puede afirmar que la homosexualidad esté, o haya estado nunca, bien vista ni normalizada, […]

Negando todo el germen de la cortesía que tanto influenciará en Al-Andalus, mediante la poesía, en lo que aquí comento a menudo como la “tesis árabe”. Pero es que en este campo, Serafín Fanjul omite toda referencia a Federico Corriente, la única autoridad en España (o casi) sobre todas las cuestiones ligadas al dialecto andalusí y sus manifestaciones poéticas. De la poesía andalusí Fanjul se queda con esta apreciación muy crítica (p. 165):

[…] reducida al anquilosamiento de moldes repetitivos, a base de invocaciones tópicas al desierto, los amantes, la palmera y las caderas de la duna.

Así no desmonta ninguna mixtificación, sino que se engaña a sí mismo. Porque la lírica árabe en Al-Andalus es Ibn Zaydûn, Ibn Jafâdja, es Ibn Quzmân, es, en fin, también Ibn Sahl. No se puede obviar la aportación árabe a España y Europa, explicada por Juan Vernet en el ámbito de las ciencias, la espiritual, explicada por Asín Palacios, y la lírica, explicada por grandes filólogos anglosajones, como James T. Monroe, o más recientemente Cynthia Robinson, o en universidades americanas, como María Rosa Menocal, y contentarse con brochazos de suficiencia.

En conclusión, se salva de la hoguera virtual, se recomienda su lectura, pero se le tira las orejas al autor.

Con la paz y la barâka de Al-lâh,

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo al-Andalus, anteUtopia, Bagdad, books, Borders, criticism, culture's distortion, dâr al-Harb, Education, Gazal, Gender, Ibn Sahl, islam, Jihâd, Le Coeur Un, Literature's Theory, Middle Age, mobility, musics, orientalism, Poetry, politics, press, queertly, quotes, scenes, Sufism, TAZ, Urban Culture, webislam

5 Respuestas a “Ensayo de una España desarabizada

  1. Salam alaicum.

    Te propongo algo ilegal 😉 astagfirullah astagfirullah

  2. Mâ shâ’ Al-lâh, es genial.
    Estoy plenamento a favor de lo que se plantea en la presentación que has traducido y se publica en webislam (aunque como bien dices, parece que ha habido retoques patéticos), sobre el congreso de “Heretic Muslims”, musulmanes heréticos, porque incide en todos los temas que vamos tratando: derechos humanos, sexualidad, cultura, emancipación individual, etc.

    No es heterodoxia, sino heréticos, es decir, al margen, extravagantes, descentrados, tanto como nosostros hoy, al-hamdu li-llâh.

    Prometo consultar la página hereticmuslims.com.

    Muchas gracias, baràka de al-la sobre ti y los queridos.

  3. Bueno, algunos retoques fueron míos, y patéticos por lo que tuve que correr para publicarlo, porque andaba a tres cosas a la vez.

    Me quedo con el libro de este señor para mi próximo Domingo Chanante.

  4. Los libros todos merecen una oportunidad. Genial su reseña y voy presto a una librería a buscarlo. Sea para apoyar o disentir de la propuesta. Parece profundo y útil.

  5. Gracias, David, y bienvenido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s