Sobre el ‘Muro del Apartheid’ en Cisjordania en un reportaje israelí

No me gusta mucho el programa “Documentos TV” en La 2, ni me gusta el presentador Pedro Erquicia, pero ayer  pusieron el reportaje “Defiendo mi tierra”, y atinó el presentador en la introducción advirtiendo que el reportaje fue realizado por israelíes, producido por israelíes, difundido en la TV pública israelí y premiado en un Festival israelí. Estos datos ponen en perspectiva todo el contenido y desarrollo del reportaje. Dan una dimensión muy cotidiana y poco efectista a las imágenes y las exposiciones de los ‘héroes’, palestinos en su mayoría del pueblo de Bilin, y descartan cualquier lectura malevolente de los enfoques. En otras palabras, quien mencione antisemitismo en este caso lo hará desde la más absoluta mala fe. Por eso también La 2 acepta emitir el reportaje, porque es un producto con riesgo cero. La lucha de los palestinos es siempre por medios legítimos y no-violentos, y se aprecia un mensaje latente de colaboración bienpensante que redime a la parte israelí.

Pero además deestas cuestiones de forma, el reportaje es muy bueno. Se realizó con la suficiente paciencia para que no fuera una foto instantánea sino el relato de un pueblo y de su movilización colectiva contra el ‘Muro del Apartheid’ que corta tierras palestinas, divide núcleos urbanos, separa familias, dificulta la vida y el trabajo de los palestinos y anexiona tierras en beneficio de corruptas inmobiliarias israelíes. La presentación brilla por la claridad con la que expone los hechos, y el autor acierta en dirigir la confusión de su propia mirada. En efecto, la cámara salta del ejército israelí a los manifestantes palestinos y pacifistas israelíes con una habilidad trabajada. Toma claramente partido por la justicia, que da la razón a los palestinos en toda la línea, y explora la relación enraizada de los palestinos con la tierra, y en concreto con los olivos que están siendo destruidos. Se expone también de forma satisfactoria la motovación claramente especulativa de la urbanización de las colonias, aunque quizás falte incidir más en la dimensión arbitraria de la actitud oficial israelí. En efecto , la arbitrariedad es la madre de todas las humillaciones, como bien saben los palestinos, los iraquíes, y bien expuso J. Littell en Les Bienveillantes.

¡No al ‘Muro del Apartheid’ en Palestina! ¡No a la ocupación de Cisjordania! ¡No a la impunidad de los colonos y el ejército israelí! ¡Viva la lucha del pueblo palestino! Y paz para todos, los israelíes y los palestinos, los libaneses.  Derechos y justicia para los refugiados palestinos.  No hay paz sin justicia.  Yahyà Falestîn.  Stop Apartheid, free Palestine!

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Bagdad, Borders, capitalism, Christian Zionism, colonialism, dâr al-Harb, ecology, Human Rights, humanitarism, islam, Jihâd, mobility, politics, press, scenes, TAZ, Urban Culture, USA, webislam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s