confluencia

Haré una canción mirando la lluvia

y fijaré mis pisadas sin norte y sur

hasta que por la tarde me vaya

entregando

a otros momentos  que ya gocé.

La alondra se esfuma, y se renueva

el pacto del cielo con la cereza

ese interludio consensuado

en sus dos alas

a otros momentos que ya gocé.

Buen serafino, si vas andando

manda mis credenciales cuando

suena el chaparrón de lluvia

atlántica

a los goces de otros momentos.

Anuncios

4 comentarios

Archivado bajo Poetry

4 Respuestas a “confluencia

  1. Genial poema, compañero.

    Viendo cómo la lluvia siembra su melancolía en tus pasos,
    memorandums de tus pies.

    Y el tren de las vivencias -tu alondra-
    se sucede a sí mismo con plumas en mudanza eterna…

    Y tus hermanos,
    caminantes de las lluvias del ánimo de mar,
    dan tus saludos al mensajero-tormenta
    de la felicidad caduca.

    Saludos!!!

  2. Hey Duckie, ¡gracias!
    Los pies son la parte del cuerpo que afrontan los obstáculos. El corazón se hiela o se abrasa de amor, la cabeza dirige los flujos de las voluntades y los vicios, pero los pies son los encargados de enmarcarnos en el espacio-tiempo.
    Por otro lado, quería hacer algo un poco arcaico, para enlazar con los vates de los caminos accitanos.
    Estoy en el punto de partida: ¿Me hago poeta definitivamente, o intento aún la normalidad?

    Te abrazo con todos mis extremos físicos y animososos.

  3. Eres poeta, esa duda llega tarde.

    Qué curioso, el poema que he colgado hoy, a raíz de mi último cuadro titulado “camino”, cuya foto y proceso de creación también he colgado, trata el mismo tema.

    Y lo he visto en otros contactos, como en http://www.fotolog.com/masprozac, lo que me ha dado que pensar…

    ¿Es que los poetas reaccionamos a astros que se respiran en el aire?

    Me gustaría que me explicaras qué son los “vates de los caminos accitanos”.

    Juanele, nunca serás normal, acéptalo como yo, y compénsalo siendo más que nunca.

  4. Accitano es una mezcla de accidente y occitano. Al principio pensé corregir la errata, pero después valoré la ambigüedad. En cuanto a los astros, están dentro de nosotros: en mi pecho el sol, en la mano una estrella, y en los ojos un Mercurio y un Plutón.

    The long and queer road…

    Acepto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s