Vandalismos y serenidades del escritor

Porque todos sus planteamientos rozan la agresividad, porque su poema es más difícil que la pesadilla, porque su romanticismo favorece un imperio de la memoria, el escritor no se somete a los dictados de las máquinas, aunque dependa de ellas para concretar sus intuiciones más extrañas. La lógica de las progresiones en las historias oficiales se estrella cuando él señala, temblando de emoción, un azar del deseo que lo encamina serenamente hacia el rostro, cuando pronuncia su libertad sin necesidad de bastones, cuando se adentra sin miedo en y por el único amor verdadero. Su estética como una estatua que comienza a andar, primero el ojo, el cuello que gira, el torso y los primeros pasos ante el jardín, despertándose. Qui habet aures audiendi, audiat!

2 comentarios

Archivado bajo Poetry, queertly, situjihadism, Sufism

2 Respuestas a “Vandalismos y serenidades del escritor

  1. smallbluething

    Salaam Alaicum

    No tengo el latín como para tirarme el rollo de contestar en latín, pero en fin.

    ¿Y si no se trata de oídos para oír, sino de dedos para escribir? :S

  2. “Vade, accipe librum apertum de manu angeli stantis supra mare et supra terram”

    (Haz como yo, cita latín copiando … )
    🙂
    Más salaam

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s