Semblanza valiente de Mahmud Darwish por Adlène Meddi

Bismil·lâh al rahmán y rahim

A continuación reproduzco mi traducción de la semblanza de Mahmud Darwish escrita por Adlène Meddi para el periódico argelino El Watan:

Hasta la frontera de la última rima, el poema seguirá siendo doloroso. Habrá que negociar con Israel para consagrar a Al-Jalil como refugio de la sepultura del poeta Mahmud Darwish. Habrá que reclamar la tierra, esta vez, para un trozo de tumba, y esperar ver salir del despojo alineado un tallo de tomillo y de violetas. Hasta el último aliento dramático del exilio y del país llevado en una maleta, de ese “país que se rompe en los dedos como porcelana” (Madih adhil al âli), el poeta no es sino su poesía. Una poesía ardiente como el arbusto del Monte Sinaí, cortante como los trazados del Muro de separación y sofocante como la ocupación. Mahmud Darwish se ha muerto. Y no solo lo llora la Palestina que delimitó en sus poemas, lo añora toda la humanidad apegada a la libertad y al universalismo. Porque ¿quién ha interpelado al mismísimo Dios para declinar Su identidad, aparte de Darwish en el Beirut genocida de 1982? ¿Quién, aparte de este colérico seductor, desencadenaba, desde El Cairo hasta Estocolmo, el escándalo con los policías de los aeropuertos, cerberos modernos de las fronteras entre los corazones?

¿Quién, aparte de este generador de ciclones estéticos, podía reunir verdugos y víctimas en el mismo tango infernal entre dos líneas y miles de años de masacres? ¿Quién hubiera podido, aparte de este exiliado, redactar la declaración del Estado Palestino en 1988 en Argel mientras que se ahogaba en la poesía del amor y de la espera en el purgatorio hostil de los hoteles cuyas direcciones se olvidan? Identificado con un país y con una causa, el gran poeta árabe intentaba imponerse ante todo como poeta. Una mirada. Un poema que gana peso sobre los frágiles pétalos de una flor. Con una flor del almendro decía toda la inhumanidad del ocupante.

Con una procesión de funerales de un extranjero decía toda la humanidad de los demás. Y con la cólera de un poeta, explota la de toda una nación. “Seremos un pueblo cuando podamos criticar el vientre de una bailarina / Seremos un pueblo cuando podamos criticar a los poderosos / Seremos un pueblo cuando la ley proteja a la prostituta trabajando en la calle / Seremos un pueblo cuando reconozcamos nuestros errores.”

P. D: Gracias a Taliba que ha tomado la iniciativa, se ha publicado también en webislam, y sobre todo se ha corregido mi error garrafal de conjugación. Shukran!

2 comentarios

Archivado bajo Christian Zionism, colonialism, criticism, culture's distortion, Gazal, Human Rights, imperialism, Le Coeur Un, Literature's Theory, Mahmud Darwish, orientalism, Poetry, politics, press, queertly, quotes, scenes, situjihadism, webislam

2 Respuestas a “Semblanza valiente de Mahmud Darwish por Adlène Meddi

  1. Me encanta este texto.

    Lo mejor (y lo peor) de los poetas es que nunca pueden dejar de ser y actuar como poetas. Con todo lo que ello implica…

    Como oí un día en un recital, “una división acorazada no es más dañina que cinco poetas sentados a la mesa de un café…”

    Saludos, camarada

  2. Salam
    Te la robo para donde siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s