Las memorias de un joyero secundario en la trama

«[…] no quiere seguir dando vueltas y rodeos psicológicos al asunto. Pete C. Morris presenta al personaje como un ser en diálogo con las piedras, como si fueran los planetas de su concierto para piano y violonchelo. De hecho, empleará metáforas musicales, el collar como diapasón, como puente, los diamantes como los agudos del piano, […] y sobre todo el oro, un trasunto del silencio. Sus memorias serán uno de los registros que podremos emplear para nuestro repertorio de secretos.»

Deja un comentario

Archivado bajo Le Coeur Un, pictures

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s