Crónica de una derrota anunciada (Occidente en Afganistán): parte I: la crónica de Jason Burke para The Guardian

Bismil·lâh al rahmán y rahim

Ayer Carlos Sardiña puso un enlace a la crónica del corresponsal del periódico The Guardian en Afganistán, que plantea verosímilmente – aunque no sin los atajos orientalistas propios de la prensa- cuál es la situación cerca de Kabul. Antes de seguir comentando las noticias sobre Afganistán desde sus diferentes bloques, el ginocidio, o persecución violenta y asesina de las mujeres, el hambre, la guerra contra los talibanes, los compromisos militares occidentales y la ayuda humanitaria internacional, voy a editar mi traducción del original en inglés, Taliban win over locals at the gates of Kabul, traducción que puede contener bastantes errores: 

Los Talibanes se ganan el favor de la población local a las puertas de Kabul

Mientras que los choques en el alejado Helmand  dominan los titulares, otra batalla está siendo emprendida por los insurrectos en el umbral de Kabul. Allí, los Talibanes están ganándose el apoyo construyendo una administración paralela, que es más eficaz, más popular y más brutal que el gobierno.

Jason Burke en Maidan Shah
The Guardian Domingo 24 de agosto de 2008
Crónica periodística

Ismatullah se coloca en la encrucijada de la polvorienta ciudad afgana de Maidan Shah, bizquea bajo el sol del mediodía que lo ciega, y se frota ligeramente su larga barba gris. “Lo que ha dicho el gobernador en nuestra reunión estaba muy bien”,- dice diplomaticamente-, “citó el Corán muy correctamente. Pero no sé con cuánta fuerza cuenta. Ahora estoy yéndome a casa – y los Talibanes tienen el control de  mi districto, no él.”

El viejo jefe tribal vive a solamente algunas millas de Maidan Shah, en una parte de Afganistán que, hasta hace unos meses, estaba considerada bajo la autoridad del gobierno central de presidente Hamid Karzai. Maidan Shah es una ciudad afgana típica – un grupo desaliñado de talleres de mecánicos, puestos que venden mermelada iraní caducada, las carrocerías chamuscadas de dos camiones de combustible quemados en un reciente ataque insurgente, y un enjambre de carretillas estropeadas con las que los campesinos indigentes vestidos con harrapos venden manzanas maceradas y minúsculas granadas marrones. Una docena de hombres se acuclillan en la sala del único restaurante, en medio de las nubes de moscas, sorben sucios vasos de té y miran fijamente a los extranjeros.

Siguiendo por la carretera principal hacia la capital afgana, a los 15 minutos estará usted en el estrecho paso que da al anillo de colinas escarpadas y polvorientas alrededor de la ciudad conocida durante siglos como “las puertas de Kabul”. Si hay una línea de frente entre los insurrectos y el gobierno, está aquí, a apenas una docena de millas al sur de la capital. Pero no hay una línea de frente clara, por supuesto – lo cual es parte del problema.

En el Reino Unido, se ha prestado una mayor atención al sur de Afganistán, que es donde están luchando las tropas británicas. Con todo, la batalla de la semana pasada, en la cual murieron 10 soldados franceses, ocurrió a solamente una hora de Kabul. Es en lugares como Maidan Shah, no en la lejana provincia de Helmand, donde la lucha por Afganistán se ganará o perderá. “La guerra en el sur es básicamente un estancamiento resistente, un combate de usura,” admitió a un alto oficial de la OTAN la semana pasada. “Donde debemos parar ahora a los Talibanes es alrededor de Kabul.”

Es difícil informar sobre estas zonas en conflicto. Incluso en las cercanías de Kabul, los occidentales y los funcionarios del gobierno se arriesgan a un ataque o un secuestro. Sin embargo, las notas de entrevistas y de dos viajes por las áreas fortificadas del sur de la capital ayudarán a establecer por lo menos un cuadro parcial de qué está sucediendo sobre el terreno.

Aunque los boletines informativos dentro y fuera de Afganistán están dominados por los ataques o los choques bomba, la fuerza verdadera de los insurrectos no reside en su capacidad de montar emboscadas a los convoyes o poner bombas al borde de la carretera, sino en la administración paralela que han conseguido establecer en áreas enormes a lo largo del sur y el este de Afganistán. Allí imponen la ley, haciendo cumplir un violento, pero a veces bienvenido orden, mientras que intimidan a cualquier discorde. Su estrategia es deliberada y a largo plazo. Desde esta nueva posición de fuerza, están construyendo redes estables de apoyo. Lo que ha sucedido en la provincia de Wardak demuestra cómo lo han hecho.

Los únicos casos que llegan hasta Amanullah Ishaqzai, juez del gobierno en Wardak, son los que requieren una estampilla oficial o los conflictos entre los musulmanes chiítas Hazara, la principal minoría étnica de la provincia, que han sufrido históricamente la dominación de las tribus pastunes sunníes, que a su vez componen la mayoría de los Talibanes. La mayor parte de los 800.000 habitantes de la provincia, principalmente campesinos, acuden a los insurrectos para su justicia expeditiva, pero a menudo eficaz.

“No puedo culparlos,” Ishaqzai dice. “Un proceso legal en el sistema del gobierno toma cinco años y muchos sobornos. Los Talibanes lo resolverán en una tarde.”

Cualquier aldeano tiene historias de cómo los Talibanes resuelven las innumerables disputas sobre propiedades, fenómeno característico de la sociedad afgana. En cuántos casos, dice Ishaqzai, él mismo ha convocado a un consejo tribal tradicional con un erudito islámico como juez, en vez de mandar los casos a tribunales superiores. “De esa manera, por lo menos consiguen una sentencia,” dice. Los clérigos a los que ha recurrido son a menudo antiguos comandantes Talibanes.

Y no se trata solo de casos civiles. Según Mohammed Musa Hotak, un diputado parlamentario de Wardak, los Talibanes llegaron a una aldea en el districto meridional de Jalreez la semana pasada, arrestaron a tres ladrones bien conocidos, les cubrieron las caras con alquitrán y les hiceron desfilar como “ejemplo”. Colgaron probablemente a los hombres, dice Hotak. Los grupos de derechos humanos en Afganistán estiman que los Talibanes han ejecutado a entre 70 y 90 personas en las aldeas que controlan y que castigaron el año pasado a millares más por delitos.

Tales actos son a menudo populares. Según Hotak, el primer acto de los Talibanes en las aldeas cerca de su hogar fue anunciar que asumirían
la responsabilidad de la aplicación de ley. “Dijeron que eran responsables de cada pollo,” dice Hotak. “La gente los cree. Cuando matan a un ladrón, todos se felicitan.”

Un ministro de gobierno habló de cómo en su propia aldea, este mes, un tendero se había quejado a los Talibanes después de haber sido robado, y como recuperó sus mercancías después de que los insurrectos simplemente hicieran circular  una “carta de noche”, uno de los folletos que han sido los medios de la comunicación favorecidos por los insurrectos afganos durante décadas, diciendo que conocían al ladrón y que lo colgarían público. Un segundo comerciante que recurrió a las autoridades locales, no obtuvo nada más queuna paliza cuando acabó más tarde pidiendo la ayuda de los insurrectos. Las amenazas de muerte son comunes, dicen los funcionarios , entregadas a veces mediante un texto.

El anciano Ismatullah lo narra muy claramente. “Cuando los Talibanes estaban al poder, usted podía conducir sin parar hasta llegar a Kandahar [segunda ciudad de Afganistán, a 250 millas] con un bolso de dinero y nadie le hubiera tocado,” dice. “Ahora es el gobierno de los ladrones. Desde 2001 nada ha cambiado, salvo que la seguridad es peor.”

El camino a Kandahar ha visto ciertamente mejores días. Arrasado por la lucha que atormentó Afganistán en los años 90, reconstruido desde entonces con un coste de 200 mil libras esterlinas, ahora está agujereado con las cicatrices de los ataques con bombas, y muchos de los nuevos puentes han sido destruidos estos últimos meses. Atacan cada semana a los convoyes de la coalición y del gobierno – 50 caamiones fueron quemados en lo que va del mes pasado, otra docena la semana pasada. Minutos después de entrevistar al gobernador de Wardak, entrevista realizada en su oficina y residencia fuertemente protegida en Maidan Shah, y de que éste asegurara al corresponsal que el camino era seguro para viajar, un convoy que llevaba a un alto oficial del gobierno fue tiroteado a unos 10 minutos de distancia en coche.

Los Talibanes patrullan abiertamente a unas centenas de metros de la carretera. En los districtos más alejados, dicen los aldeanos, la policía local concluye a menudo tratos con la policía nacional afgana mal pagada, desmoralizada y mal equipada.

“La policía sabe que si permanecen en su cuartel y no hacen nada, los Talibanes los dejan solos y simplemente lanzan los ataques desde el distrito siguiente”, dice una anciano de la pequeña ciudad de Chak. El jefe de policía de Wardak, Abdul Yamil Muzzafaruddin, se negó a hacer declaraciones.

En algunas áreas que controlan, los Talibanes hacen cumplir su interpretación terminante de la ley islámica, prohibiendo la música y la televisión. Los hombres que no se dejan barbas largas reciben una paliza o amenazas. Los banquetes de boda encuentran a huéspedes incómodos que van a comprobar si no hay algún “comportamiento inmoral” y para aprovechar la comida. Las escuelas, especialmente las de las muchachas, son incendiadas regularmente. En otras áreas, los comandantes locales son más clementes, restringiéndose a castigar a “criminales” y a “espías”. Un comandante, con el que entró en contacto el corresponsal a través de un intermediario, se quejó de los escasos fondos  para la “inversión” (y la munición).

En una aldea en el districto de Chak, la población local protestó ante los Talibanes a principios de este año quejándose de que si se destruía su escuela, los niños nunca escaparían a la machacante pobreza del Afganistán rural. “Los aldeanos dijeron: “quisieramos que nuestros niños fueran ingenieros y doctores”,” cuenta Roshanak Wardak, una diputada parlamentaria y médica que vive en Sayyatabad, en los límites meridionales de la provincia. “Los Talibanes les dijeron que no tenían ninguna necesidad de gente así, sino solo de eruditos religiosos.”

Sin embargo, los refugiados que han huido de la provincia a Kabul dicen que la explotación de las comunidades locales por parte de los Talibanes es poco frecuente. “Piden a terratenientes alimento, pero no a nosotros,” dijo Roz Ali, de 42 años. “De todos modos, no tenemos nada que darles.” Sin embargo, a veces se imponen impuestos sobre la producción de los campos – incluyendo el opio.

Este gobierno paralelo no ha surgido por casualidad. Es el resultado de una estrategia cuidadosa, en cuatro fases, que los Talibanes han puesto en práctica a lo largo y ancho de buena parte del territorio de Afganistán, primero en su centro meridional y posteriormente más al norte.

Primero vino la consolidación. “En el 2002, todos se asustaron de las fuerzas de coalición y pusieron sus esperanzas en el cambio,” dice Abdul Hadi, una anciano del distrito de Chak. “Los Talibanes guardaron un perfil bajo. Muchos huyeron a Pakistán.”

Antes de 2005, las figuras más veteranas comenzaron a volver a Wardak, para reactivar viejas redes y predicar que era necesario un nuevo Jihad para luchar contra los “invasores cristianos”. Explotando luchas de poder locales, la cólera contra las autoridades locales corruptas y su propia autoridad como clérigos educados entre una población analfabeta, líderes Talibanes podían ampliar su influencia. A finales del año pasado pasaron a la fase siguiente: reclutamiento.

A pesar de ser ferozmente leal al gobierno, Roshanak, la diputada parlamentaria, necesitó cerrar tratos con los Talibanes para sobrevivir. “Los conozco muy bien”, dice ella. “Estaban los viejos Talibanes y los clérigos, pero desde entonces ahora están también los jóvenes. Son adolescentes enojados, pobres, violentos. Es fácil reclutarlos.”

En algunos casos, ejercen presión sobre los hombres jóvenes para formar las filas de los insurrectos, a veces para una sola operación. Otros son atraídos por el dinero en efectivo ofrecido por los altos mandos Talibanes en Pakistán. Los hombres más jóvenes proporcionan los soldados rasos y el comando de nivel medio que la dirección necesita para desarrollar una presencia real en el terreno.

A la red de Talibanes locales se añaden también otros grupos – de las provincias vecinas, del sur, incluso de ultramar. Estos últimos son a menudo los más extremistas. Algunas unidades incluyen a los pakistaníes, otros a los “militantes independientes jihadistas” del Oriente Medio, algunos conectados con al-Qaeda. Además, hay también criminales puros, que piden prestada la etiqueta de Talibanes.

Las estimaciones más prudentes de los servicios de inteligencia obtenidas por parte del corresponsal evalúan la fuerza de los Talibanes en Wardak a aproximadamente 800 hombres poco armados, divididos en docenas de diversas facciones. Aunque es significativa, tal fuerza debería ser fácil de destruir para los 70.000 soldados bien armados de la coalición. Pero no lo es.

Desde las oficinas de Halim Fedayi, el nuevo gobernador de la provincia de Wardak, se puede oír a menudo el sonido de las ametralladoras pesadas. Las tropas de la OTAN de Turquía utilizan las colinas que están detrás como campo de tiro. “Wardak tiene una mala reputación inmerecida, debido a la exageración de los medios,” dice en un inglés fluido Fedayi, un antiguo empleado en la cooperación que tomó su puesto hace un mes. “Tengo centenares de proyectos de desarrollo, inversiones bancarias, parques y clínicas que están siendo construidas. Wardak es un ejemplo de buenas noticias. Pero los recursos son escasos y las demandas son enormes.”

Sentando en una cama del metal en una pequeña colina el sur de algunas millas de la oficina del gobernador, Salim Ali, policía de 20 años, se esfuerza para dar una leve sonrisa. Con tres colegas, por una libra al día, vigila el camino que pasa a través de las “puertas de Kabul”. “Hay menos tráfico actualmente,” dice. “La gente está asustada.”

De hecho, la vigilia de Salim Ali puede ya ser redundante. Hay pruebas de que los insurrectos están penetrando en la propia capital. Hace diez días, las autoridades tomaron nota de una “huelga del cohete” en el aeropuerto nuevamente restaurado. Solo que no eran cohetes, que tienen un radio de acción de muchas millas, lo que explotó en la terminal, sino las granadas propulsadas como cohetes, lanzadas desde una distancia de 200 metros. El General Mohammed Shah Paktiwal, jefe de los servicios de seguridad de Kabul, dijo que los responsables eran “terroristas”.

El incidente puede haber sido un caso único, – las bombas suicidas que golpean Kabul fueron el año pasado menos frecuentes -, pero la inseguridad en la capital afgana es palpable. Aunque pocos piensan realmente que los Talibanes puedan capturar de nuevo la ciudad mientras permanezcan las tropas extranjeras en la ciudad, los gritos de “Allahu Akbar” o “Dios es grande” de la piadosa población local durante un eclipse lunar nocturno provocaron la semana pasada una alarma de seguridad importante. Las autoridades estaban asustadas de que los Talibanes hubieran penetrado violentamente en Kabul.

Se están oyendo sonidos de alarma. Los Estados Unidos han anunciado un plan de reconstrucción de emergencia de 5 millones de libras para Wardak. La provincia es también el blanco de una nueva iniciativa local del gobierno afgano. La semana pasada Gordon Brown, el presidente francés Nicolas Sarkozy y la Secretaria de Estado de los E.E.U.U. Condoleezza Rice reafirmaron el compromiso de sus naciones con Afganistán.

Pero una serie de figuras con más experiencia entre los militares internacionales, los profesionales de la ayuda humanitaria y la comunidad diplomática en Kabul dicen que temen que el cambio radical en la estrategia que es necesario realizar ahora para asegurar el éxito en Afganistán tiene pocas probabilidades de suceder. “Hay simplemente demasiadas obstrucciones ideológicas y estructurales” dijo uno.

Y siguen estando el miedo y los insurrectos. “Les enviamos una delegación a la dirección de los Talibanes en Pakistán para preguntarles porqué estaban tan centrados en Wardak”, dice Hotak, la diputada. “Les dijimos que la captura de Maidan Shah solo acabaría causándoles problemas. No respondieron.”

Hasta aquí la crónica del periodista británico. En un siguiente post, que espero publicar cuanto antes, voy a intentar abordar el editorial de Tariq Ali que señaló ayer también Carlos Sardiña, así como noticias espeluznantes sobre Afganistán que han aparecido estos días.

Hasta  dentro de unas horas, in shâ’ Al·lâh.

4 comentarios

Archivado bajo Borders, Christian Zionism, dâr al-Harb, ecology, EU, feminism, France, Human Rights, humanitarism, imperialism, islam, Jihâd, orientalism, politics, press, quotes, situjihadism, USA, webislam

4 Respuestas a “Crónica de una derrota anunciada (Occidente en Afganistán): parte I: la crónica de Jason Burke para The Guardian

  1. “Cuando matan a un ladrón, todos se felicitan”.

    Astaghfirullah wa Daraba n’Allah.

  2. La semana pasada vi “Cometas en el aire”, película sobre Afganistán. Me encántó, te la recomiendo. Efectivamente, como ocurre tantas veces, los criminales aprovechan las guerras para enmascararse en una facción que les permita actuar impunemente.

    No se puede minusvalorar el poder de la guerra de guerrillas.

    En la película, cuando la URSS invadió el país y muchos huyeron, estaban seguros de que tarde o temprano los rusos se irían.

    “Afganistán”, decían, “no es un país amable con los invasores”.

    Pero los Talibanes son los Yemeres Rojos, dentro de un grupo que ya de por sí dispone de una amplia historia de crímenes, del Integrismo.

    Otro huracán va a joder el suministro de petróleo en EE.UU. O sea, la crisis va a empeorar.

    Me voy a ir de ermitaño al monte. Mejor adelantarse a los tiempos…

  3. Parece que, acabadas las Olimpiadas, ya no existe ni China ni Tíbet.
    Parece que los huracanes sólo pasan por Estados Unidos, y no por Cuba.
    Así, hasta mil. Parece que faltan cubos para las goteras que llueven del techo.

    Postdata: Duckieboy, te prefiero más como tabernero que como Zaratustra, gracias por dejaros ver. Un abrazo.

  4. Ya Búfalo,
    Por eso, para ser bloguero en vez de fontanero, me voy creando un planeta que se llama le Coeur Un, que es pura recuperación del flickr, donde la gente pone su vida. Yo robo vidas y las encierro en mi cárcel de amor, en mi paraguas contra los huracanes del olvido.

    Además, nunca entré en Nueva Orleans…

    Un abrazo de píxel (vaya, me apunto a todas las cursilerías)

    Un abrazo invisible pues.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s