Definiendo la queertesía

Me encantaría poder explicar ya bien que es la queertesía. Como concepto, me atrevo a pensar que lo he acuñado después de leer partes del libro colectivo de filólogos medievalistas Queer Iberia , editado por Josiah Blackmore y Gregory S. Hutcheson, libro que entra de lleno en la riqueza del periodo medieval para estudiar la creación y contestación cultural de los géneros, y más allá, de los encruzamientos identitarios. Pero dentro de esa gran perspectiva, yo me conformaría con conocer la articulación de la identidad sexualmente transgresora dentro del aparato espectacular de las artes de la corte, y en especial el arte del tiempo cortés, la poesía. Si, como dicen los filólogos decimonónicos y del siglo pasado, la cortesía se expresa con una poesía masculina y heterosexual, y el amor de mujeres se expresaría en todas las tradiciones poéticas orales no-corteses, es decir, no basadas en una idealización sino en un sentimiento vivido, hay que señalar la queertesía como aquello que expresan los poetas andalusíes, provenzales y otros que no comparten el fondo sino la forma de la cortesía: poesía tan brillante como la cortés, pero cuyo contenido es su subversión: travestismo, homosexualidad  (y no sólo el velado homoerotismo de la homosociabilidad), hasta incluso espiritualización mística de la sexualidad homosexual.

Está todo por pensarse en este sentido. Espero que no resulte, sin los ejemplos concretos que apoyen lo que he escrito, confuso o contradictorio en demasía.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo al-Andalus, France, Gazal, Gender, Ibn Sahl, Middle Age, queertly, TAZ, كرامة, موشح, القران الكريم, ديوان عزيز نورة, صلاة, صبر

2 Respuestas a “Definiendo la queertesía

  1. Ejemplos no serán difíciles de encontrar, y sería divertido analizar las diferentes manifestaciones en diferentes tradiciones literarias. San Juan de la Cruz, la “Dark Lady” Shakespeariana o la tradición de Jane Austen serían puntos en un marco tam amplio como ambicioso.
    Sin duda la perspectiva Queer puede ser dibujada a través de todas las literaturas. Habrá que nombrar un departamento y evitar la politización de la materia. Alguna que otra ampolla seguro que levanta.

    Saludos.

  2. Búfalo, eso es.

    Pero mi perdición fue la perspectiva diacrónica y con múltiples focos de manifestación artística. Es la más evidente para nuestras mentes acostumbradas al postmodernismo, pero es más difícil de llevar adelante desde la academia universitaria, desde la exhaustividad de la especialización. De hecho, las literaturas del siglo XX van a pasar pronto a la historia de la literatura (es decir, museo de bellas letras). El cine está en una fase clara de simbiosis con la tele y la publicidad, y eso impone un ritmo a la literatura y a la crítica literaria en el que los feminismos y la teoría queer se van a estudiar dentro de las “corrientes del siglo XX”.
    Por eso me agarro a la queertesía, más fácil de defender en los departamentos ya existentes, porque siempre habrá especialistas de la emergencia de las lenguas romances, y esta emergencia es un fenómeno queertés (perdón, cortés).
    Estaba pensando…
    Para ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s