El mártir de (y contra) Wal-Mart y la crueldad del consumismo

Parece un cuento tonto y no lo es, la gente se pone como fieras con las rebajas, y pasan estas cosas:

Poco antes de la apertura, varios empleados de Wal-Mart trataron de sostener las puertas de entrada para evitar la entrada de la gente, pero no lo lograron. Tras derribar las puertas, la multitud echó por tierra al empleado y le pasó por encima pisándolo, agrega el New York Times. La gente siguio comprando desenfrenadamente hasta que la policía cerró la tienda.

Pobre hombre, tenía 34 años. Lo han matado por ser el esclavo de una empresa explotadora que se forra a base de encasquetarle de todo a la gente, y ésta, no sólo se deja llevar, sino que se comporta como si fueran seres sin la más mínima conciencia de las consecuencias de sus actos inmediatos. Alienación pura y dura. Lamentable secuencia de la miseria más consumista. La tienda abre de madrugada.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Urban Culture

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s