Rafael Sánchez Ferlosio, antisemita en El País

Bismilah al rahmán y rahim

Me produce cierta desesperación tener que ocuparme de denunciar el antisemitismo en la prensa y no dedicarme a denunciar a Israel y el sionsimo, pero lo de hoy en El País, la cuarta columna de Rafael Sánchez Ferlosio, “Pecios. El Mal es un comodín ideológico“, es puramente escandaloso. Como en los peores tiempos de los partidos populistas y antisemitas europeos (y no solo el partido nazi, conviene recordar), se trata de un texto que contiene un párrafo con una argumentación claramente antijudía y antisemita dentro de un periodico de tirada nacional y proyección internacional, y que, para colmo o precisamente, sigue una línea editorial claramente sionista. Como la acusación de antisemitismo nunca debe ser empleada a la ligera, reproduzco el párrafo antisemita en cuestión, precisando que condeno categóricamente su contenido:

(Monopolio) Sería ridículo pensar que con los bombardeos de la Franja de Gaza los judíos quieren vengarse de Hamás por lanzarles unos cohetes que de cada centenar sólo uno da en el blanco (es decir, hiere o mata a una persona); los judíos no se vengan de Hamás, siguen vengándose de la Shoah, pues sólo ellos son los legítimos portadores del victimato: del victimato único y universal, y por lo tanto eterno.

¿Qué interés tiene el escritor y lúcido analista de la guerra, y en este caso patente antisemita, en emplear en dos ocasiones seguidas el término judío en vez de israelí para referirse a los crímenes de guerra cometidos por Israel? ¿Será necesario, una vez más, repetir incansablemente que ni todos los judíos son israelíes, ni todos los israelíes son judíos, ni son términos en absoluto equivalentes o sinónimos? ¿Por qué relaciona una masacre y un genocidio cometido en 2008-09 con la Shoah en términos que no racionalizan sino que al contrario esencializan el vínculo entre la Shoah o Auschwitz y el judaísmo? ¿Por qué asume, en última instancia, que esta guerra es una guerra contra la Shoah y no lo que es y nunca ha dejado de ser, una conquista imperialista y colonialista basada en la limpieza étnica, el racismo y el terrorismo de Estado?

Y por otro lado, ¿Cómo es posible que un escritor tan inteligente, en una columna que por otro lado está muy bien escrita en todo el resto, salvo por este párrafo abyecto, no haya sido censurado por un responsable de El País? ¿Qué interés tiene el periódico en publicar un texto antisemita, cuando precisamente denunciamos todos los días su línea sionista? ¿Cómo explicar esta aparente contradicción, que parece una orquestación diabólica? Sin que pueda responder a estas preguntas, apuntaré solo una salida para quien me siga en mi postura situjihadista. Hay que denunciar incansablemente el antisemitismo, venga de donde venga. El antisionismo no es un antisemitismo, sino todo lo contrario, y se hace cada día más patente que el auténtico frente contra el antisemitismo está en las filas del antisionismo. El antisionismo es la puerta siempre abierta a los judíos de Israel y del mundo y a los no-judíos para denunciar y criticar y luchar contra el terrorismo de Estado practicado por un país que pretende impunemente monopolizar la representación de los judíos. No lo han conseguido todavía, por eso la batalla continúa.

La situación de Gaza es dramática, y el colmo de la miseria política es ver a la Unión Europea suplicando a Israel que permita introducir la ayuda humanitaria en la Franja, cuando el socorro humanitario es una responsabilidad ineludible de la fuerza ocupante, en este caso Israel. No solo no cumple este Estado sionista la regla más elemental del derecho internacional, sino que el orgullo infinito de sus gobernantes les alienta para humillar más a la Unión Europea y la ONU, que, ciertamente, se lo tienen bien merecido por su propia miseria ética y política. Eso es lo que me gustaría denunciar con todas mis energías, pero la lucha contra el antisemitismo es una obligación y una prioridad que me he impuesto y que no abandonaré tan fácilmente. Y este antisemitismo de un intelectual  de prestigio y admirado hasta hoy merece una denuncia clara.

Anuncios

20 comentarios

Archivado bajo Bible, Boicot a Israel, Christian Zionism, colonialism, Cosmopolitanism, criticism, dâr al-Harb, EU, Human Rights, humanitarism, imperialism, islam, Izquierda Anticapitalista, Jewish Zionism, Jihâd, léxico, loci a persona, loci a re, Muslim Zionism, orientalism, Palestine, press, quotes, rhetorics, situjihadism, كرامة, Virtual bonfire, webislam, المقاومة المسلحة في فلسطين, انتفاضة غيتو غزّة, صلاة, صبر

20 Respuestas a “Rafael Sánchez Ferlosio, antisemita en El País

  1. Toda la razón del mundo. Resulta tan chocante que un hombre con la enciclopédica erudición de Ferlosio cometa un error tan burdo, que uno casi llega a sospechar que es deliberado. Don Rafael haría bien en leer el artículo, publicado hoy en las mismas páginas, del profesor de Historia de Israel José R Ayaso “¿Son hebreos los que han atacado Gaza?”, con una serie de aclaraciones que a estas alturas deberían ser totalmente superfluas pero, desgraciadamente, no lo son:

    http://www.elpais.com/articulo/opinion/hebreos/han/atacado/Gaza/elpepuopi/20090122elpepiopi_5/Tes

    Un saludo

  2. Gracias de todo corazón, Carlos. No estoy solo.
    Un abrazo.

  3. Frank Ejby Poulsen

    Il s’agit effectivement d’un dérapage intellectuel préoccupant. Cette théorie — si tant est que l’on puisse appeler cela une théorie — n’est pas nouvelle cependant. Elle est même utilisée par des intellectuels israéliens de gauche. Seulement dans une optique différente. Il s’agit de dire qu’Israel traite les palestiniens de Gaza comme les juifs d’Europe ont été traité par le passé par l’Allemagne nazi. Il s’agit de cette argumentation basée sur un postulat psychanalytique de la répétition sur autrui du mal subit sur soi-même.
    Je ne sais pas si Rafael Sanchez Ferlosio a tenu un propos antisémite, mais il reprend cette argumentation existante.
    Je pense qu’il faut tout simplement arrêter d’intellectualiser et de jeter à tort et à travers des éléments herméneutiques, d’interprétation des agissements d’Israel basé sur le passé nazi. On ne peut comprendre les agissements d’Israel sur autre chose qu’une analyse sur une grille de lecuture militaire-politique-sécuritaire-géopolitique. Cela éviterait tout dérapage sur une analyse pseudo-psychanalysante de l’inconscient collectif juif face à la Shoah, plus fantasmé que prouvé, et qui vire à tenir des propos révoltants et non-constructifs intellectuellement pour la construction de la paix dans la région.

  4. Merci beaucoup Frank, ton soutien m’est précieux.

    Je suis d’accord avec ton avertissement et ton appel à cesser d’intellectualiser sans rigueur la relation entre nazisme et Israel, dans les termes très exacts que tu as employé. Quand à l’argumentation psychanalitique sur la prison de passé, je crois qu’elle a été proposé par des intellectuels comme Jean Daniel, sans toutefois renoncer à une rigueur dans les termes employés. Ce qu’a écrit Rafael Sánchez Ferlosio est donc inexcusable.

    Quand à la construction de la paix dans la région, je suis aussi d’accord, mais j’émets ma réserve sur l’instrumentalisation de la construction de la paix, notamment par la formule vidée de sens de la solution de deux États. Mais c’est un autre débat.

    Merci encore, et pardonne-moi pour être si lent à t’écrire sur ton travail. Tu ne mérites pas mon égoïsme ni les effets de ma paresse. Sache que ton introduction est très intéressante, mais je n’ai pas pu avancer davantage.

    Je t’embrasse fort,

  5. jalapeñas relleñas

    En mi opinión, lo que Ferlosio en ese párrafo mantiene es (dejando de lado la mayor o menor precisión terminológica) es que el Estado de Israel se considera depositario de un eterno derecho al desagravio. Punto pelota. Es decir (parafraseando también al autor): los aviones israelíes están cargados no sólo de bombas, sino también de razón.

    Nada que ver, por tanto, con trazar una analogía entre el tratamiento de los nazis a los judíos y el comportamiento de Israel para con los palestinos. En absoluto. Tal analogía es evidentemente insostenible, por desproporcionada, y en ningún momento se desprende del texto de Ferlosio.

    Este parrafito es fruto de un muy afortunado descubrimiento de Ferlosio, que le es muy caro, y que no deja de aplicar, y que consiste en la observación recurrente por el autor de una práctica por parte de algunas personas (de algunas doctrinas)del hecho moral como una especie de contabilidad: tanto mal me has hecho, que yo apunto conveniente en el haber de mi balance y en el debe del tuyo, tanto mal puedo yo hacerte a ti (con la consiguiente anotación en nuestros respectivos libros), de forma que el saldo quede de nuevo equilibrado. Conforme a esta consideración, no extraña que los alegados herederos de la shoa consideren que tienen un inagotable “capital moral” para hacer lo que consideren conveniente para la protección de los intereses de su Estado.

  6. Estimado jalapeñas relleñas (sic),

    Intentaré no insultar tu inteligencia. Creo que tu comentario es muy interesante, pero también pienso que descartas desde la primera frase con un paréntesis el alfa y el omega de mi argumentación, la imprecisión (sic) o mayor o menor precisión (re-sic) del párrafo antisemita.

    Creo que Rafael Sánchez Ferlosio dice algo muy importante en el párrafo anterior, puesto que cita a la ¿señora? Livni para sentenciar que sus palabras obligan a tomarla en serio y hablar en términos escatológicos: lucha divina.

    Puedo llegar al punto de pensar que en esa tesitura, simplemente mi islam me impide sacralizar mi combate. No sé si estoy divagando, pero quiero insistir en que lo que escribe Sánchez Ferlosio es un desafío a Livni en los mismo términos que ella, no desde una moral trascendental.

    Bueno, y con todo ello te agradezco el comentario, aunque no esté de acuerdo contigo.

    Saludos

  7. jalapeñas relleñas

    Reformulación:

    “tanto mal me han hecho, tanto mal puedo yo hacer etc.”

    Es decir, no funciona necesariamente la reciprocidad, en contra de lo que se desprende de mi formulación anterior.

    Y si haciese falta alguna reciprocidad, ¿acaso no basta con la que se da en todo caso entre “ellos” (los que no son nosotros)y a “nosotros”?

  8. Efectivamente, buena reformulación, no le había prestado suficiente atención, y es una consideración importante.

    Gracias de nuevo, pero lamento un poco que no atiendas a mi crítica. Da igual.

  9. jalapeñas relleñas

    Estimado abenyusuf:

    Cierto que me he colgado de un saliente de tu escrito. En cuanto a la imprecisión, efectivamente, puede resultarle sangrante a quien está en tu guerra política (permíteme la palabra).

    No sé porque, me ha venido a la cabeza aquello de que hubo víctimas del III Reich que supieron de su judaismo (tal y como los verdugos lo definieron) a raíz de alguna concreta medida de expulsión de la comunicadad política que fueron dibujando el camino de hierro hacia los lagger.

    En fin, yo no sé muy bien que siginifica la última frase del tercer párrafo de tu comentario de las 19.33, pero opino que lo que Ferlosio hace es, efectivamente, situarse en el nivel de su interlocutor imaginario (el combatiente escatológico) y, mediante sus misma terminología, tratar de desenmascar la íntima ideología subyacente en sus actos.

    Un saludo y hasta otra.

  10. Wa Salam.

    Ya ya. Pero es que te saltas dos cositas: la primera, que tiene razón.

    Y no porque sea antisemita, sino porque la Constitución misma del Estado de Israel se fundamenta en la Shoah, apropiándose de ésta y convirtiéndola en una agresión eterna, y por tanto, siempre susceptible de defensa. Todo lo que va en contra del Estado es Shoah renovada.

    Te saltas también que te has pasado tu buen mes llamando a los guerrilleros fedajihines, qué más hubieran querido los palestinos que haberlo sido o haberlos tenido, cuando su resistencia ha sido desesperanzada y a la desesperada. Tú y no Ferlosio has llamado, deplorable y miserablemente, “ajusticiamientos” a muertes en combate; y de la misma manera, “terroristas sionistas” a quienes no eran más que soldados, en su mayoría, enviados a la fuerza, y tú lo sabes, por un Estado que sí es terrorista. Y tú y no Ferlosio has comninado a Dios Mismo, Exaltada Sea Su Infinita Sabiduría, a concederles la victoria a tus jugadores favoritos en esta siniestra grada que llamas la blogma.

    Como dice ese delicioso nick Jalapeñas, Ferlosio utiliza el mismo enemigo escatológico que la propia constitución israelí utiliza, y eso no puede ser tachado de antisemita.

    Pero yo me haría mirar mis posts anteriores, si me llamara Abenyusuf.

  11. No crees entonces que Ferlosio sea antisemita.

    Y me consideras proterrorista, terrorista, o algo cualquier cosa peor.

    Vale. Salam.

  12. No, te considero un equivocado. Y no, no creo que Ferlosio sea antisemita. No creo que La Vanguardia sea el órgano de Israel en Catalunya, que Obama tenga carnet del Likud ni otras gilipolleces que leo últimamente en los lugares más queridos de mi web.

    Pero ya veo que da lo mismo, tristemente.

    ¿He llamado yo terroristas a los palestinos?

    ¿Se lo he llamado a los miembros de Hamás?

    No sólo no se lo he llamado. No sólo no te lo he llamado. Es que diga lo que diga no vas a leer mis comentarios, ni vas a leer este, ni vas a releer tus posts. Eso es puro shirk. Esta bitácora era interesante cuando era personal: ahora que perteneces al autodefinido círculo de pensadores, sólo sirve para que su autor encuentre enemigos.

    Cuando te interesen de verdad las personas, y no los “bloggers sesudos”, “audaces”, los “pensadores” y todas esas pamplinas, a lo mejor te quedan ganas para ser de los que nos humillamos y buscamos la Justicia per sé, no por nuestras simpatías personales.

    Entiendo pues que ahora, que es Gaza lo que te vende, la Queer Jihad, como al otro “pensador”, te importará un pimiento.

    Loca y sionista, si mis palabras no son dignas de ser leídas ni reflexionadas por ti, por favor, ve eliminando mis enlaces, como yo haré con los tuyos. Si prefieres releerlos nada me hará más feliz que conservarlos, y si no, ya lo haré cuando vuelvas a ser persona antes que “pensador”, “sustituto de la prensa” y tal. Pero mientras tanto, no hacerlo sería de hipócritas.

    Allahuma, perdonanos a todos. Pero librame por siempre de ser la groupie de nadie.

  13. Taliba,

    Yo no voy a borrar a ninguno ni a llamarte nada, pero te afeo con toda mi palabra que no seas capaz de reconocer que el párrafo de Ferlosio es vomitivo, porque habla de judíos que bombardean, pero no de israelíes, y no por equivocación, sino deliberadamente, y eso es antisemitismo, no antijudaísmo, antisemitismo, ideología europea muy específica que hay que empezar a ir conociendo. ¿Acaso ignoras las voces de los judíos que en el mundo entero condenan el sionismo, y son los mayores portavoces del antisionismo? Y sí no, ¿por qué te empeñas en absolver a Ferlosio?

    Eso no te ensalza.

    Salam.

  14. Ali

    Mientras las palabras nos puedan, nadie dirá en certeza lo que nuestro pensamiento real, el que porta nuestro corazón, dice; y sí entiendo todo, todo, cuando dices, pero consiento con Small Blue Thing de que manejes del pensamiento / verboso son siempre estrategia del poder que, una y otra vez, busca autolegitimarse en comentarios y exégesis de comentarios que, tarde o temprano, acabarán por INSTALARSE EN EL PODER: lugar central del que la voz cantante es sólo síntoma de un tránsito al “otro lado de la razón / sinrazón” donde el animal mora irracional sobre todo lo conformado. Entiendo qué dices de Ferlosio, pero creo que es, ciertamente, un insulto para un hombre de letras tal que tú (querida amigo Abenyusuf) decir/acusar a alguien de ese modo; ¿Acaso no será que el que tira la primera piedra es igualmente el causante del mismo comportamiento que aquel que ataca / impone un criterio sobre otro? No, no estoya acusándote de nada, pero siento que ese comportamiento es parte de una mente capitalista (perdón, egoico-fijista) que se solapa en acontecimientos como “último trauma”, “última guerra”, “último hecho”, pero que nunca trazan la coordenada correcta al centro del asunto, que no hay nadie que por palabras determine un mundo sino por hechos: si quieres condenar, criticar, decir – ajusticiar hazlo con palabra que brote del corazón (como la de gandhi, por ejemplo) y no sólo aquellas que brotan del pensamiento, siempre consumido en su propia autoobservación.

    Te lo dice un amigo gallego, que vivió en México y expresó con los indígenas su más deliberado intento por conquistar los lugares públicos que son, de suyo, propios.

    Atentamente,

    R.A.

  15. Salam ‘alaikum Ali,

    Te agradezco tu intervención, y te confieso que tus palabras me han hecho meditar, y me harán meditar en adelante. No sé si me he equivocado, pero lo que dices tiene sentido. Por otro lado, me permitiré añadir que la cuestión del antisemitismo está muy abandonada, es decir, que la sociedad delega sistemáticamente en los judíos su denuncia, como si solo les ofendiera a ellos, y no a todos los creyentes.
    Te invito a meditar también este último punto.
    Que la baraka de Allah te alcance allí donde estés, hermano Ali.

    Wa ma’a ssalâma.

  16. Kintama

    Yo creo que los mayores antisemitas son los gobernantes de Israel.. eso tendría bastante sentido..

  17. Juanma

    El verdadero crimen es no saber aceptar la convivencia pacifica, ni los derechos de la mujer, del individuo, de los niños (que son educados en la cultura del odio y la inmolación), ni los derechos del que pertenece a otra religión, del dueño ancestral de una tierra, y del planeta entero a poder hacer una simple caricatura, sin tener que aguantar vuestras bombas y vuestras amenazas de muerte. El fundamentalismo radical islámico instalado en Palestina es único criminal de la zona. Gentes como la familia Arafat, acumulan inmensas fortunas mientras el pueblo llano se suicida o mata porque les han dicho que israel es su enemigo. Y en esa rueda de odio y venganza, aparecen lunáticos que justifican el asesinato y la tortura en nombre de Alá, dios que por cierto, no existe. Quizá lo único parecido a un dios, y que exista, debe ser Messi. Dejen de matar y de incitar al odio, y siéntense de una vez a negociar la paz, en las condiciones lógicas de perdedores de cinco guerras, no quieran ahora un tratado como el 1948. Estamos hartos de la barbarie islámica. Estamos hartos de ustedes. En todo el mundo. Sépanlo. Y otra, dejen en paz a Sánchez Ferlosio, no ha hecho nada más que ejercer su derecho a la libertad de expresión. ¿O también lo van a amenazar de muerte?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s