La evolución de la causa palestina

Tras la lectura de el artículo de Norman Finkelstein, “Behind de bloodbath in Gaza“, Counterpunch, 28-01-09 (Gracias a Carlos). Escribió el profesor:

“[…] Fast forward to 2008.  Israeli Foreign Minister Tzipi Livni stated in early December 2008 that although Israel wanted to create a temporary period of calm with Hamas, an extended truce “harms the Israeli strategic goal, empowers Hamas, and gives the impression that Israel recognizes the movement.” Translation: a protracted ceasefire that enhanced Hamas’s credibility would have undermined Israel’s strategic goal of retaining control of the West Bank.  As far back as March 2007 Israel had decided on attacking Hamas, and only negotiated the June truce because “the Israeli army needed time to prepare.”

El profesor Norman Finkelstein dedica buena parte del artículo a realizar un repaso histórico imprescindible, que reitera lo que quien haya querido saberlo ya lo conocía, a saber, que la constante histórica del conflicto israelo-palestino es la disposición de los palestinos a realizar sacrificios colectivos en aras de consensuar una paz de dos Estados con Israel, y ha sido la propia firmeza de la parte palestina en lograr ese consenso el principal motivo de que Israel haya roto todos los caminos hacia esa solución.

Bien, ha sido una explicación de lo que ha pasado, pero creo que podemos sacar nosotros una conclusión. La solución política será lo que los propios palestinos e israelíes “decidan” en cierto modo, pero a distancia, solo me convence ya la solución de un post-Apartheid/Sionismo. Y para ello se anuncian muchos cambios, porque el grado de fascismo dentro de Israel ya no lo hace viable como proyecto. Va a tardar decenios, pero la causa palestina va a acabar siendo una causa entre dos modelos de Estado, una democracia de todos o una dictadura, que para mi ya lo es. Aunque sigan existiendo muchas garantías jurídicas básicas y “libertades”, creo que Gaza 2009 es como el golpe de Pinochet, algo que no tiene marcha atrás. Se ha cometido lo irreparable. El profesor N. Finkelstein evoca el término “shock”, con tantas reminiscencias desde el gran ensayo de Naomi Klein, pero yo creo que ha sido también un choque para los simpatizantes del antisionismo. Ninguno de ellos puede dar ya marcha atrás, de forma tal que el antisionsimo ya ha llegado a un punto también de no-retorno. La Causa palestina ya es transnacional, y el antisionismo ya es hiperpolítico: tendrá otro nombre algún día.

Mi impresión supone también una enorme y lenta evolución de la sociedad palestina y de Hamás, y de la visión de Palestina y la democracia en todo el mundo árabe e islámico. Creo que es un cambio tan profundo que es incluso normal que aún no hayan nacido los líderes palestinos que lo llevarán a cabo con el apoyo de la comunidad internacional de las personas de bien -no la de los gobiernos-, y la propia sociedad palestina. No estaban preparados para encargarse de un Estado de mentira en unos territorios ocupados, pero van a tener que encargarse de llevar adelante una lucha histórica de la humanidad contra una ideología, el sionismo, que ha demostrado su rostro más determinado y cruel. El papel de todos es fundamental. Los movimientos antisionistas solamente, sean judíos o de izquierdas o feministas o islamistas progresistas, deberán llevar adelante un trabajo inmenso de concienciación de las personas, una a una, frente a los aparatos mediáticos heredados del siglo XX. Será una causa que va a exigir esfuerzos de mucha gente, en todo el mundo, y no creo que esta vez se pare antes de llegar a un punto de verdad y justicia.

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Boicot a Israel, Christian Zionism, colonialism, EU, Human Rights, imperialism, islam, Jewish Zionism, Muslim Zionism, Obama, orientalism, Palestine, politics, Postmodernism, press, quotes, scenes, situjihadism, USA, كرامة, المقاومة المسلحة في فلسطين, انتفاضة غيتو غزّة, صبر

2 Respuestas a “La evolución de la causa palestina

  1. Excelente artículo del gran Norman Finkelstein que pone de manifiesto no sólo que la tregua aceptada por Israel en julio de 2008 era una “tregua trampa”, sino que, a pesar de lo que repite una y otra vez la propaganda revisionista de los sionistas, es Israel quien siempre se ha negado a negociar con Palestina sino es desde una posición de fuerza y tras haber desplegado su superior fuerza militar. (Precisamente, acabo de recibir el libro “The Iron Wall” del historiador israelí Avi Shlaim, que habla sobre el tema).

    Estoy de acuerdo contigo en que la lucha contra el sionismo ha de ser global para ser efectiva, aunque tengo la impresión de que tu última frase quizá sea demasiado optimista.

    No soy muy amigo de los prefijos neo- ni post-; por ejemplo, no creo que sea muy adecuado hablar de neofascismo, porque en realidad el fascismo no se fue nunca, de igual modo, prefiero hablar del colonialismo actual que de neocolonialismo o postcolonialismo. Creo que, ayer y hoy, lo que se subyace bajo el sionismo es el colonialismo, quizá el único “aceptable” que quede (sobre esto, recomiendo la lectura de un excelente post escrito por Samuel en el blog Quilombo, cuyo enlace dejo más abajo). En mi opinión, la lucha contra el sionimo ha de poner esa relación de relieve para, sin olvidar nunca la singularidad del caso palestino, conectar esa lucha con otras y así reforzarlas todas.

    http://www.javierortiz.net/voz/samuel/israel-postcolonial

    Un fuerte abrazo

  2. Compañero,

    Tengo efectivamente un vicio de los prefijos y los nuevos nombres, y entiendo tu crítica a la dulcificación que supone usar nuevos términos, como si los anteriores no tuvieran ya sentido, cuando, como dices, son más actuales que nunca. Sin embargo hay que marcar fases. Sigo empleando antisemitismo y colonialismo en mis tags, pero por ejemplo abundo más en hablar de los tres sionismos, cristiano, judío y musulmán, y eso nos hace hablar de un hipersionismo. Y del mismo modo, el resultado será a pesar de Israel un estado que deje atrás en sionismo, que lo revise, que sea su abolición. Y eso se puede llamar postapartheid o post-sionismo.

    Soy muy aficionado a las categorías, por deformación escolástica, por mi pasión por el posmodernismo ensayístico. Te agradezco tu crítica para que tenga cuidado, pero sigo pensando que la lucha de los palestinos tiene que convertirse en algo mucho más transnacional. Porque ante un frente internacional hay que articular redes de todos el mundo. El antisionismo es un embrión, pero tendrá que ser motor también de una modificación profunda de los paradigmas políticos árabes.

    En la guerra de Gaza, se olvida demasiado, Hamás se enfrentaba no solo con Israel, la UE y los EEUU, sino también y sobre todo con Egipto. Jordania y todas las dictaduras árabes. Hasta Irán, por el antisemitismo de su presidente, es más un obstáculo y un problema que un aliado de los palestinos, pese a la retórica del régimen.

    Ma’a assalâma.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s