Carlos Alvar y Jenaro Talens me han humillado

“[…]  Jenaro Talens y Carlos Alvar

Locus amoenus, lugar de solaz, a la orilla de un riachuelo, escanciados los ánimos y el gaznate con algún caldo de la tierra y unos buenos versos. Locus amoenus, paraíso en la tierra, paraíso por horas y título también de un libro que transpira sosiego, que es una tentación: «Locus amoenus. Antología de la Lírica Medieval» (Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores), cuya primorosa y exhaustiva edición ha corrido a cargo del poeta, traductor y catedrático de Literaturas Hispánicas Jenaro Talens, y de Carlos Alvar, catedrático de Literatura Española Medieval y destacado filólogo.
«Con esta obra, hemos pretendido escapar de esa tópica visión de que en la lírica medieval sólo existe la lengua castellana, aunque más de la mitad del libro se dedique a ella. En aquellos siglos, España era aún una entelequia y queríamos ver y dar cuenta de la variedad y la diversidad enormes que existieron», explicó Talens. «Es cierto -apostilló Carlos Alvar-, como a la propia gente de entonces le gustaba decir, la época medieval era un crisol de culturas, un mezcla enriquecedora».
Por eso, están representadas en la «Antología» todas las líricas que alimentaron la poesía peninsular. Por orden de aparición: poesía en latín, árabe, hebreo, mozárabe, provenzal, galaico-portugués, castellano y catalán, todas ellas en versión bilingüe. «Locus amoenus», ese lugar de paz, ese lugar apacible, ese territorio que tan cristalinamente surca el arroyuelo de la poesía.” (ABC)

Me siento humillado por Carlos Alvar y Jenaro Talens. No les voy a escribir personalmente porque llevan mucho tiempo sin responderme a otros mensajes, y no les voy a acusar formalmente de nada, pero me han humillado. Cuando acabé Filología Árabe en Sevilla en 2002, me fui a Ginebra a realizar una tesis sobre Ibn Sahl y la lírica europea. Mi director designado fue Charles Genequand, con quien acordé investigar las modalidades de la poesía amorosa árabe, el prólogo amoroso o nasîb y el gazal. Tras aprobar difícilmente una memoria sobre cuatro tendencias del gazal, el udrí, el ibahí, el taqlidí y el shaabí, y precisar cómo Ibn Sahl era un representante perfecto del gazal taqlidí, acordé con mi co-director de tesis Carlos Alvar trabajar todas las demás líricas peninsulares y corteses, y también se propuso y aceptó que Jenaro Talens fuese presidente de mi Jurado de tesis, motivo por el cual le tuve informado de mis avances. Cuando en 2006, mes de septiembre, presenté mi trabajo, éste incluía el mismo análisis apenas ampliado de los cuatro géneros del gazal, y sobre todo un repertorio de veintitantos tópicos, entre ellos por supuesto el “locus amoenus”, agrupados dentro de cada apartado por un criterio lingüístico-geográfico, pues no era político, sino con respecto a una lengua a nivel ya casi europeo. También incluía un esbozo de poética retórica común árabe y romance. Por supuesto, mi trabajo tenía muchas imprecisiones, errores, pero incorporaba en una misma visión la poesía árabe y las líricas romances, dando por superado implícitamente el planteamiento de la “tesis árabe”, no por no ser cierta, sino por quedarse en un paradigma de influencia cuando se trata sin duda de un traspaso, un traslado integral. El caso es que en febrero de 2007, mis directores rechazaron en bloque mi trabajo, y salvo la actitud educada de Carlos Alvar, solo constaté un desprecio por todos los planteamientos en la forma y en el fondo. Pequeño detalle: mi trabajo estaba redactado en francés. En la reunión Carlos Alvar bromeó con Jenaro Talens y Charles Genequand sobre mi enlace entre lírica árabe y Corán, dando a entender que “efectivamente todo proviene en última instancia de Dios”. Es decir, negando la conexión lingüística entre el Corán y la lírica árabe.

Mi humillación se produce esta mañana al leer en el periódico Público la noticia de la publicación de la antología “Locus amoenus“, realizada por Carlos Alvar y Jenaro Talens, que “recoge por primera vez la lírica producida en la Península Ibérica durante siete siglos”  Primero la sorpresa de que la antología incluye poesía árabe, se basa en criterios lingüístico-geográficos (eso sí, limitados a la Península Ibérica, lo cual es un error que el propio Carlos Alvar reconocerá si se le pregunta) y lleva implícito el planteamiento inclusivo de todas las líricas. Me parece estupendo, me parece oportuno, pero me humilla profundamente que hayan estado trabajando sin avisarme en un proyecto gemelo y pisando llanamente el terreno cuyo muro que lo encerraba en las salas frías de las bibliotecas universitarias tuve que derrumbar ante sus ojos, el de la visión eurocéntrica y separada de las vivencias líricas (cfr. la crítica de la separación de Guy Debord en “La société du spectacle“),  de la que seguro que sigue pecando esta antología, y apuesto una mano, mi mano. Reconozco que mi trabajo carecía de toda la visión que he ido enriqueciendo sobre la poesía árabe y su relación con la poesía hebrea, pero seguro que esta antología tampoco lo plasma en ningún modo, más allá de citar a los cuatro grandes poetas hebreos de al-Andalus, sin conexión con la lírica árabe. Y por supuesto, seguro que no se han atrevido a hablar de queertesía. No se atreverán nunca.

Nada más por hoy, creo que Carlos Alvar y Jenaro Talens me confirman por periódicos interpuestos todo el interés que tenía mi trabajo, sin reconocérmelo ellos académicamente ni personalmente de ninguna manera. Estoy convencido de que no habrá ni un solo fragmento que coincida con los que propuse yo, y que todo lo que mi trabajo demostraba de inexperiencia, torpeza y falta de rigor histórico habrá sido compensado por sus altas capacidades filológicas.

Mais le panache…

13 comentarios

Archivado bajo al-Agânî, al-Andalus, arabismo, Bagdad, Bible, books, criticism, culture's distortion, enumeración, feminism, France, Gazal, Gender, Ibn Sahl, Ishbilya, islam, Literature's Theory, loci a persona, loci a re, lyrik, metáfora, Middle Age, nasîb, orientalism, poética, Poetry, Postmodernism, press, qasîda, queertly, quotes, rhetorics, scenes, situjihadism, Sufism, Urban Culture, كرامة, موشح, Virtual bonfire, webislam, القران الكريم, تهكمية, ديوان عزيز نورة, دعاء, صلاة, صبر

13 Respuestas a “Carlos Alvar y Jenaro Talens me han humillado

  1. Y sin embargo, se mueve.

    Assalaamu alaicum.

  2. Taliba
    esto no es tan grande, pero gracias.

    Wa alaikum assalâm.

  3. Bufalo

    Abenyusuf, eso tiene otro nombre que, por educación, seguro que vadeas. Es de juzgado de guardia. Si realmente fue brillante lo que hiciste, te ningunearán sin el menor reparo, o mejor, te tomarán como un enemigo en potencia.

    Aquí sí me pondría a soltar espumas por la boca, a llenarme la boca de hijoputeces, a dejarme seducir por el odio al académico, jugar al “pim, pam, pum” con las sombras que destilan sus libracos o hacerles una visita en la clandestinidad y, a lo Hamlet, susurrarles que soy el espíritu de lo que pudo haber sido… y que no olviden que les espero… donde sea.

    Me encantaría soltar una retahila de insultos soeces y obscenos. No lo hago porque te respeto, Abenyusuf, y te quiero (decirlo con perífrasis sería descargarlo de todo hierro).

  4. Di simplemente:

    Te quiero.

    Yo también.

  5. Estoy leyendo estos días un libro rigurosísimo de Dolores Oliver sobre la autoría árabe del Cantar de Mío Cid, que cito en mi blog “O levantador de minas”: http://olevantadordeminas.blogaliza.org/2009/03/07/el-cantar-de-mio-cid-genesis-y-autoria-arabe-de-dolores-oliver-por-catherine-francois-e-santiago-auseron/
    Me resulta por ello muy interesante todo lo que cuentas de tus investigaciones y no me sorprende lo de los pájaros universitarios, pues en otra época abandoné una tesis sobre literatura y esoterismo con más problemas administrativos de los que una mente sensata puede imaginar. De aquella época me quedó muy clara la conexión entre literatura árabe y cristiana medieval peninsular, a todos los efectos: géneros, niveles polisémicos textuales, etc.
    Por ello me interesa mucho lo que hayas podido estudiar en este sentido. Volveré a este blog en busca de esta información y espero ponerme en contacto contigo si lo consideras oportuno.

  6. Estimado Alfredo

    Gracias por tu inteŕes y por tu comentario, y gracias también por darme a concer tu blog. Tengo el libro de Dolores Oliver en casa desde hace unos meses, y espero poder ocuparme de él algún día. Hasta pronto.

  7. Luqman (Javier Colmenero)

    Estimado aamigo,
    los catedráticos parasitan a los tesinandos, los fagocitan y luego los excretan
    Salam

  8. Runrun

    “los pájaros universitarios”, “los catedráticos” insignes de la confederación helvética, talens y alvar, ellos dos, ¿plagiando?, ¿rapiñando a un estudiante?. No puede ser, con lo puros y superiores que son, ni les gusta el poder, ni los cargos ni el dinero publico suizo ni nada, son entes superiores, prestigiosos, puros, puros, no usan su puesto para su beneficio y lucro personal sino para el bien de la humanidad. Debes estar equivocado, progres y todo, essos dos seres sabio y elevados aunque no en estatura fisica, mais……

  9. No lo sé, estoy publicando este comentario por respeto a la libertad de expresión, pero de verdad que no lo sé. Prefiero no entrar en esa cuestión, por pudor.

    • Suspir

      amigo abenyusuf: le ruego que borre el comentario último (Suspir). Lo dejé yo ayer, y me arrepiento. También por una cuestión de pudor. Muchas gracias, y disculpe la molestia y el atrevimiento.

      • Gracias, Suspir. Prefiero dejar así las cosas. En cierto modo, es una herida cicatrizada que tampoco me apetece remover. Gracias por su colaboración. Saludos muy cordiales,

  10. heshlem

    Nada me sorprende de cuanto dices. Siento lo que te pasó, aunque no eres la primera persona ni la última a la que le sucede. Lo que cuentas es lugar común en las universidades españolas. Gracias por tener la valentía de dejar tu testimonio.

  11. Ave Renacida

    Curioso, es muy común que los profesores no reconozcan nada de los trabajos de los alumnos y luego plagien todas sus ideas. Siempre pensé que había que tener cuidado con los mediocres, pues uno de sus rasgos constitutivos es la falta de agradecimiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s