¿Pioneros y continuadores? Apuntes para una reflexión de Luqman

Bismilah al rahmán y rahim

El hermano Luqman, Abu Abdullah, ha tenido la amabilidad de compartir conmigo un artículo que escribió con la intención de abrir un debate entre las generaciones,  que son grosso modo dos, de musulmanes muladíes españoles contemporáneos. Ante todo quiero subrayar que su reflexión se inscribe en un  campo de análisis que ya ha sido explorado, aunque por su puesto no de forma exhaustiva, por hermanos como Hashim Cabrera o Abdennur Prado, en páginas de Verde Islam y webislam, aunque también en muchas otras páginas.

Luqman, que aceptó el islam en los años setenta, pertenece de lleno a la primera generación de los musulmanes muladíes, “moros nuevos”, “conversos”, o simplemente musulmanes españoles, que él mismo denomina en su escrito, con suma razón, como los pioneros. Su reflexión  expone una cierta preocupación no tanto ya solamente por la desintegración más o menos pronunciada de los vínculos entre los miembros pioneros, sino sobre todo en la ruptura, más o menos definitiva, o la falta de comunicación y transmisión de saberes y vivencias, entre los pioneros y la generación de los hijos, a la cual no pertenezco exactamente, puesto que ninguno de mi allegados es musulmán, pero a la que sí pertenezco por edad, puesto que tengo la edad de los “Banû Escudero”, la familia de Mansur Escudero, Muhammad, Hanif, Latifa, etc.

A mi entender, se trata en este caso de una relación entre dos generaciones en el marco del islam y su modo de vida en libertad en España, pero creo que puede extenderse a una proposición más general, más universal, y más trascendente, la muy difícil combinación de la herencia y su sabiduría con la juventud y su rebeldía. Así expone interesantemente Luqman:

“[…] Cuentan a su favor con vuestra juventud y rebeldía. Es bueno y natural ser rebelde, sobre todo a vuestras edades. Pero ¿contra qué hay que rebelarse? ¿Contra lo que se os ha inculcado en casa? ¿contra lo que hay fuera de casa, en la sociedad? O ¿contra todo?

¿Cómo se encauza la rebeldía? ¿Desde la ignorancia?

Los musulmanes somos unos privilegiados y ser musulmán es lo más honorable que se puede ser. […]”

¡…!

¡Qué difícil dilema! Mi propia experiencia es la intransferible de un retorno a casa de mis padres, después de tanta “lucha rebelde” en Sevilla y Ginebra, y una construcción de la rebeldía desde la continuidad con valores heredados, desde la sabiduría del día a día que aprendo de mis padres, que no son musulmanes, pero son en realidad más musulmanes que muchos supuestos musulmanes.

No creo que los pioneros deban ahondar en los recelos, más o menos legítimos, con respecto a la educación impartida por el Estado. La islamofobia, a mi modo de entender, no se transmite en las aulas, sino quizás mucho más en la televisión, o en la prensa. Pero la islamofobia no tiene una protección posible, no se puede desmontar más que con la agudización de la capacidad crítica, con la voluntad constante de saber, de enfrentarse a la verdad siempre, cuando duele y cuando es más placentera. Los continuadores, la generación de los hijos de los pioneros, están expuestos, con toda claridad, a una presión social para que abandonen la fe de sus padres, pero estos no pueden ni deben tratar de evitar un contacto de sus hijos con la sociedad española, tal y como es, con sus luces y sus sombras, para proteger el legado espiritual, pedagógico y emocional que tanto esfuerzo les costó. Como cuenta en su bellísima historia Boris Vian, los tres gemelos acaban volando como ángeles, para escapar de la casa de amor que es sin querer una jaula para sus aspiraciones de descubrimiento.

Con todo mi afecto para Luqman y los pioneros, esperando quizás una segunda vuelta de respuestas, in shâ’ Allah.

***

Las bendiciones de Allah se expanden sobre el Profeta Muhammad. Oh, vosotros que creéis, bendecid y saludadlo con toda la paz.

3 comentarios

Archivado bajo al-Andalus, anarquismo, ecology, Education, Ishbilya, islam, islamofobia, Jihâd, Le Coeur Un, quotes, situjihadism, Sufism, كرامة, webislam, القران الكريم, صلاة, صبر

3 Respuestas a “¿Pioneros y continuadores? Apuntes para una reflexión de Luqman

  1. As salamu aleykum

    La cuestión es que el contexto de los años ochenta (la contracultura, la rebeldía contra el franquismo y el modelo de religión rígida del nacional-catolicismo, la emergencia de la revolución iraní…) ha dejado paso a un nuevo contexto: la consolidación de una democrácia parlamentaria, la espiritualidad new age, la islamofóbia y la “guerra contra el terrorismo”, el fracaso de la utopía política islamista…

    me encantaría leer la reflexión primera de Luqman. Últimamente me asalta la idea de la existencia de un “pensamiento andalusí contemporáneo”, que tendría su origen en esos “pioneros”, y que se gesta a partir de la Universidad islámica Averroes, de la yama islámica y webislam, con la figura de Habsawi como “maestro fundador” (tómese la expresión con ironía), con Hashim Cabrera como “genio artista-creador” y con Abdelmumin como “chamán andalusí”…

    Un abrazo,

    Abdennur

  2. Salam ‘alaikum

    Solo un breve apunte con respecto al “fracaso de la utopía política islamista”. Creo que, dentro del drama que supone y ha supuesto para las víctimas de las derivas más violentas de dicha utopía, el fracaso en sí tiene una dimensión positiva, puesto que ha permitido que abramos hoy el paradigma de qué podemos entender como utopía, como política y como islamismo. Sabes ya que me ha gustado siempre provocar diciendo que soy más islamista que realmente musulmán, pero creo que más allá de la provocación, me refiero a algo muy serio, y es precisamente el fracso del “islamismo” lo que puede permitir el enriquecimiento de los múltiples campos de interrelación entre islam y ética universal, islam y política, islam y feminismo (qué te voy a contar) y en definitiva la emergencia del postislamismo, en países tan dispares como Egipto, Pakistán, Estados Unidos o Suráfrica. Incluso en Al-Andalus.

    Un gran abrazo.

  3. abdennurprado

    Claro que sí, Abenyusuf. Hay que preguntarse porque ha fracasado la utopía política islamista, y en general porque el reformismo musulmán y los movimientos que se presentaban como “modernistas” en el siglo XIX y principios del XX han dado pie a una visión fundamentalista del islam.

    Precisamente, al querer adaptar el islam a la modernidad, lo que han hecho es aceptar sin cuestionamiento la parte más mostruosa de la modernidad. Si uno se acerca a todos los pensadores modernistas (Abdu, Rashid Rida, Hasan al-Banna…) salta a la vista su deslumbramiento por el paradigma científico-técnico. Eso es lo que querían imitar de occidente.

    Si a eso le añadimos la aceptación acrítica del modelo de Estado-nación a la europea, con la consiguiente transformación del islam en religión de Estado, pues ya tenemos las bases del fracaso.

    Como dice la iraní Ziba Mir-Hosseini: el feminismo islámico es un hijo del islamismo. A lo cual una feminista-islamista egipcia (Oumaima Abou Bakr) cometó: sí… pero habrá que ver si es un hijo legítimo o ilegítimo.

    Yo creo que legítimo, pero hay mucho que comentar sobre esto.

    Un abrazo,

    Abdennur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s