la dulce leche del marxismo

Bismilah, me levanto, hago cosas, escribo, nos paseamos en un día maravilloso de sol, por la tarde leemos a Fromm, Luis Pimentel, Saramago, Galeano y Bolaño, y después de cenar, veo con mi madre Gruppo di famiglia in un interno, fabulosa película de Luchino Visconti, que sitúo a posteriori entre Las lágrimas amargas de Petra von Kant de Fassbinder y Teorema de Pasolini, y pienso que además de la soberbia interpretación de Burt Lancaster, Silvia Magnano y Helmut B., la película es excelente por la sensibilidad fascinante del guión (con tintes autobiográficos, según parece), ahí se habla de vida, de la muerte un poco, de la riqueza, de la política, de la cultura, del amor, de la dependencia afectiva, de la soledad conquistada y defendida,  de una pasión tardía que transita entre el amor paterno-filial y los sentimientos cuir  de un profesor mayor por un joven rubio que actúa de imán de todas las pasiones, una Roma ausente, apenas vista, y sin embargo la presencia del fascismo en las filas del capitalismo italiano, la resaca del anticapitalismo estudiantil e intelectual, en un momento dado, en el calor de la conversación, el hijo mayor suelta como reproche que todos los intelectuales pretenden aún ser de izquierdas, y el profesor responde simplemente que quisieron compaginar la política y la moral, pero la pelea estalla más tarde entre ese hijo mayor y su amante (también amante de su hermana y de su madre), porque el indomable gigolo mantenido encarna mejor que nadie la resistencia a los valores conservadores que el hijo mayor quiere normalizar en el pequeño reducto de inteligencia  asesinada que es la casa tomada del profesor.

2 comentarios

Archivado bajo situjihadism

2 Respuestas a “la dulce leche del marxismo

  1. abdennurprado

    Ví esta película (titulada en España “Confidencias”) unas cuantas veces, y el recuerdo es excelente. Gracias por recordarla.

  2. Desde luego, tengo tendencia a volver a los clásicos del cine, y como ahora los periódicos compiten regalando dvd’s, pues acaban saliendo a relucir estas grandes joyas.
    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s