BurKate Mosslema

El neoliberalismo juega, según Christian Salmon, con un anhelo generalizado de identificación con Kate Moss (“Todos somos Kate Moss“, Público), y no me extraña que el punto subjetivo extremo de rechazo del neoliberalismo se encarne en su fantasma contrario, la burka, y entendida como burka “Muslima”, es decir, de la persona concreta que rechaza “una vida intercambiable y por tanto estilizada, readaptada, y entrenada” a la vida occidental. Con el debate de la burka en Francia, Bélgica, Canadá, Suiza, etc., la frontera social post-schmittiana amigo/enemigo, es decir, beurette/ veuve noire, encuentra su clímax eroticopolítico. El Otro del Yo es La Tapada y Oculta Cara de la Mujer Fantasma. Que su cuerpo, su dignidad y su voz desaparezcan inmediatamente es la consecuencia normal que el feminismo islámico debe conseguir denunciar usando técnicas situjihadistas renovadas. Contra el neoliberalismo y contra el islamofascismo, pero sobre todo a favor de la reapropiación de nuestro imaginario erótico, simbólico y político. La alternativa es una bifurcación sin límites entre las pasarelas que conducen al poder y las que conducen a la comisaría. Entre la trivialidad de la tela y la televisión de la sensibilidad, estado penúltimo y tal vez irreversible de la alienación espectacular, sin usar dramatismos en vano.

Deja un comentario

Archivado bajo situjihadism

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s