Correo eswinguistencialista

La carta se salía del guión con un saludo cabalmente eswinguistencialista, típico de los mocosos pandilleros adscritos al movimiento por un parchís libre de escritores que lo teoricen. Abú Faruq demostraba en las expresiones de consentimiento que aun podía reconstruir flotadores de hamburguesas copiando las tirachinas y emulando a David Copperfield. Me gustaban sus cantatas de do de pecho en las que lo importante eran los hajazzgos  y no los queejis del Gran Penitente.

Las palabras se entroncaban ganando fuerza con los desprecios de los enemigos, que siempre se cocían en su rencor de acero sexidado.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo autobiografía

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s