El mensaje del mentiroso fuero interno

No soy capaz de recomponer el mensaje mentiroso de mi fuero interno, pues se adentra en mi mente como una avalancha de recuerdos en los que se empujan las nieves trágicas de la nochebuena en un autobús, la expulsión inmediata de un tren con destino al barroco hollywoodiense, las listas de flores del acto de homenaje para las víctimas del 11-M, un poema de Mallarmé perdido en una pronunciación irónica de estudiante de arquitectura incapaz de cuestionar su estética pseudofuncionalista cuando no se le pide más que un esfuerzo de sensibilidad, un feroz dolor del cuerpo maltratado por el silencio de los abogados de una compañía kuwaití de urbanizaciones en la costa, la moto que se derrumba en la playa con un adolescente llorando por su terrible soledad, el poema de los jugadores de baloncesto hecho con natillas y videojuegos, la merienda en un parque donde las profesoras se entretienen hablando de  vacaciones en España mientras se ahoga mi mejor amigo, y una infinita dedicación al análisis de los primeros instantes de libertad una vez que hice el amor en un bosque urbano de Roma, sin saber que no volvería a sentir eso nunca más. Intento ponerlo todo por escrito pero sé que de alguna forma es una fabricación más que pretende llegar a un inicio de algo, guión, teatro, poema épico, farsa, aún no lo sé.

(Imagen de family travel – soultravelers3).

Deja un comentario

Archivado bajo antisituación, autobiografía, âge hypermoderne

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s