Jamás visto igual

Realmente la desaparición del mundo dejaría aún abierta la posibilidad de su reproducción en serie, película, videojuego o documental. “Érase una vez el sabotaje general”, se inscribiría en la portada. Como en un autobús que nos llevaría de gira por el valle de crímenes contra la humanidad, posaremos tal vez como modelos en la pasarela de los pasados probables: empezar desde cero, unir cables, montar el guión de la ferocidad ambiental.  La ligera brisa, la suave lluvia, la dulce tarde, sensaciones todas permitidas por ejemplo sólo para los perdedores del futuro y como premio de consolación por los esfuerzos realizados en vida. Y finalmente, un cementerio de las promesas incumplidas, los desastres no evitados y las destrucciones deseadas, se proyectaría en sesión continua en el cine de horror de la calle ocupada, la aldea borrada y el olivo arrancado. Llamar trigo a la tragedia, semilla a la humillación y tierra a la mentira colectiva. Ser todos palestinos de un gran mundo ocupado por la industria aficionada a las electrocuciones colectivas. No hay nada como la copia para capitalizar las pérdidas irreparables. Mala sería la recaudación si no fuera sin precedentes.

Deja un comentario

Archivado bajo âge hypermoderne, sent-hoyo, situjihadism, tale, انتفاضة غيتو غزّة

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s