El espectáculo es permanente

El espectáculo es permanente. La importancia de la estética es todavía, después de la bebida, un tema bastante bello para bromear. Hemos salido del cine. El escándalo por ende no es sino demasiado legítimo. Jamás daré explicaciones. Ahora estás tú sola con nuestros secretos. EN LOS ORÍGENES DE UNA BELLEZA NUEVA y más tarde en el gran desierto líquido y delimitado de la allée de los Cygnes (todas las artes son juegos mediocres y que no suponen ningún cambio) su rostro se descubría por primera vez de esa infancia que ella llamaba su vida. Las condiciones específicas del cine permitían interrumpir la anécdota mediante masas de silencio vacío. Todos los perfumes de la Arabia. El alba en Villennes. EN LOS ORÍGENES DE UNA BELLEZA NUEVA. Pero ya no se planteará esa cuestión. Todo aquello no era realmente interesante. Se trata de perderse.  (1952, 1953, p. 70)

Deja un comentario

Archivado bajo cinema, Guy Debord, situjihadism, traducción original

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s