Los moriscos y el test de la cebolla

Los inquisidores cristianos querían descubrir a los moriscos que, tras las guerras de las Alpujarras de los años 1568-1570, intentaban esconder su identidad para salvarse de los castigos o la muerte. Para desenmascarar a los perseguidos, se empleó un sistema sencillo que, sin embargo, debió resultar bastante eficaz. Parece sacado de un cuento de miedo: les bastaba con ordenar pronunciar la palabra ‘cebolla’ al sospechoso; pues bien, sucedía que los moriscos evitaban la creación de un sentido obsceno en árabe, soez, algo así como ‘el pene de Dios’, pronunciando ‘xebolla’, (sonido equis), y así fue como el proceso encontró a sus procesados.

Sacado de Jerome Branche, p. 55.

Deja un comentario

Archivado bajo al-Andalus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s