Aproximación al mito de Dido (II)

Quizás haya más empatía en los escritores latinos por Dido de lo que vislumbré, de pasada, ateniéndome a los versos citados de Virgilio. El caso es que Ovidio, en sus Epistulae Heroidum, (VII, 115 sq.), formula un monólogo muy enfático que resume en un puñado de versos con verbos en primera persona toda la vida y el dolor de la mujer existencialista. Es cierto que por principio me gusta maś Ovidio, pero es que este emocionante recorrido por su vida es conmovedor, y se desgarra en una pregunta, más que cargada, fatal.

Estos son los versos latinos:

Durat in extremum uitaeque nouissima nostrae
prosequitur fati, qui fuit ante, tenor:
occidit internas coniunx mactatus ad aras
et sceleris tanti praemia frater habet,
exul agor cineresque uiri patriamque relinquo
et feror in dubias hoste sequente uias;
adplicor ignotis fratrique elapsa fretoque;
quod tibi donaui, perfide, litus emo.
urbem constitui lateque patentia fixi
moenia finitimis inuidiosa locis.
bella tument. bellis peregrina et femina temptor
uixque rudis portas urbis et arma paro.
mille procis placui, qui me coiere querentes
nescio quem thalamis praeposuisse suis.
quid dubitas uinctam Gaetulo tradere Iarbae?

Y como no he encontrado una versión española, reproduzco una francesa, poco luciente, pero clara:

L’influence du destin qui pesait auparavant sur moi se fait sentir, jusqu’à la fin, et me poursuit jusqu’aux derniers instants de ma vie. Mon époux périt immolé aux pieds des autels de son palais, et c’est un frère qui obtient le prix d’un tel forfait. Je m’exile. J’abandonne les cendres d’un époux et ma patrie. Je fuis, à travers des routes périlleuses, mon ennemi qui me poursuit. J’aborde sur des plages inconnues. Echappée à mon frère et aux ondes, j’achète le rivage dont je te fis présent, perfide. Je fonde une ville, je l’entoure d’une vaste enceinte de murailles, objet d’envie pour les contrées voisines. Des guerres me menacent. Étrangère et femme, on essaie mes forces dans la guerre. Je fais à la fois et fermer les portes à peine achevées de ma ville et préparer les armes. Je plais à mille prétendants, qui viennent se plaindre à moi que je leur aie préféré pour époux je ne sais quel étranger. Que balances-tu à me livrer enchaînée au Gétule Iarbas ?

También me permito añadir esta miniatura francesa del siglo XV:

15th century French miniature – artist to be established

Es evidente que me está gustando encontrarme con monólogos amorosos, y que el enlace entre esta postura de “fides” se puede asociar con el ‘ahd de los ‘udhríes, en el gazal. Queda por resolver la cuestión de la voz femenina, si es prestada, polivalente o andrógina. Más allá, incluso. Cabe una dignificación de la independencia, hasta la perdición o el rencor precisamente más amoroso, si el amor es ver escaparse libre a la persona que se ama, y no poder impedirlo. No deja de ser una exaltación del egoísmo de ambos, tanto de la mujer despechada como del caballero errante, y en este instante esquivo… y mudo.

P.S.: Leo un interesante post sobre la simbología del suicidio de Dido, partiendo de una serie de elementos dobles presentes en los versos de Virgilio citados antes:

a) la daga y la hoguera: doble suicidio, un símbolo sexual masculino, y el fuego, dolor más femenino.

b) la ciudad  y el vestido, lo que se ve y lo que no se ve, lo ascendente y lo descendente.

c)  la mirada desde el mar y la muerte en la sombra.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo books, criticism, culture's distortion, Education, feminism, Gazal, Gender, Literature's Theory, mobility, orientalism, Poetry, quotes, scenes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s