Las cuatro edades de Cesare Pavese

Escribe sobre la infancia, parte biográfica fundamental de su literatura. Escribe sobre los estudios, los amores, la política, la poesía que marca su madurez. En la cárcel comienza El oficio de vivir, síntoma y ruptura. Es una fase que dura con intensidad hasta su retiro durante la guerra. Después de la guerra, llega la edad comunista, lírica y de plenitud hasta la muerte. Su suicidio es una vicisitud vital inscrita en su escritura que tenía que acabar para sobrevivir. Lejos de las vanguardias, llevó a cabo con una intensidad única el propósito vanguardista de la obra de arte total, perfecta, trágica. Pavor.

Deja un comentario

Archivado bajo books, criticism, Le Coeur Un, lyrik, poética

Cesare Pavese en la biblioteca

Dentro de unas horas hablaré de Cesare Pavese. Es Eva Peras Eco lor. Rol de cada adagio o invento. Me limito a tenerte aquí. A ti. Mañana será un beso sabor a colinas. Las metáforas están hoy fuera de la canción que he de componerte.

1 Comentario

Archivado bajo loci a persona

Sergi Pàmies, sobre Camille de Toledo

Comienza a haber un eco en la prensa de la novela de Camille de Toledo. Copio el artículo de Sergi Pàmies, publicado en la página de Cultura, La Vanguardia, viernes 24 de febrero de 2012

De Toledo
Camille de Toledo es un escritor tan peculiar que en la solapa de la edición castellana de su ensayo El haya y el abedul se puede leer: “Camille de Toledo, ensayista y escritora”. En realidad, la escritora es un escritor de treinta y cinco años, pero ya se sabe que la compra de derechos de autor puede provocar momentos de cita a ciegas. En el 2002, De Toledo deslumbró a sus lectores con un manifiesto falsamente generacional titulado Archimondain Jolipunk, en el que escaneó el pensamiento de una época: antiglobalización, turismo internáutico, subversión privada y certificados de defunción de a) la alienación, b) el punk y el rock, c) el sindicalismo y el comunismo y d) la modernidad. El atrevimiento visionario del autor partía de una formación heterodoxa y nómada, basada en el gusto por el cine, la fotografía, el derecho, la historia y conatos de pedantería provocadora. Era un bagaje que atentaba contra el intercambio de favores como moneda corriente entre la aristocracia intelectual francesa, que De Toledo combate con contundencia.
Insumiso con los mandarinazgos, su libro retrató las tribus más impostoras del mayo de 68 con trazo expeditivo: “Dedicaron un tercio de su vida a preparar la revolución y otro tercio a traicionarla”. También desafió la sacralización del memorialismo oficial subvencionado:
“Cuando el recuerdo construido colectivamente se pone al servicio de un orden injusto, entonces el derecho a olvidar se convierte en un acto de legítima resistencia”.
Heredero del situacionismo y de la psicodelia crítica de Greil Marcus, atento a la evolución de una francofonía en la que Albin de la Simone es tan relevante como Léo Ferré, De Toledo hace virguerías con las ideas y se saca de la chistera fórmulas efervescentes como “tesis, antítesis, prótesis”. También es capaz de verbalizar que, en el mundo actual, los controladores aéreos tienen más poder que los ejércitos.
Todo este corpus está presente en En época de monstruos y catástrofes, que acaba de publicar Alpha Decay. Es una novela de una ambición monumental, que entremezcla tramas y reflexiones futuristas sobre la ambivalencia moral, la estratificación de la realidad, las ciudades-franquicia, la industrialización del deseo (comercializado en cápsulas de placer al detall y a granel) y la entronización del casi como nuevo modelo de tempo ético, estético y económico. Con una densidad que puede llegar a asustar pero que tiene recompensa, el libro es la excusa ideal para descubrir a un escritor-pensador que no sólo te obliga a revisar tu repertorio de certezas sino que, además, te empuja a soltar lastre para continuar avanzando.

Gracias a Sergi Pàmies por sus muy acertadas palabras. Espero que no se enfade por mi libertad de copiarlo sin pedirle permiso, y que La Vanguardia tolere este gesto de apropiación indebida de palabras sin edulcorante, contundentes e influyentes.

Deja un comentario

Archivado bajo Camille de Toledo

Sacar la navaja

Como la editora de Alpha Decay ya lo ha anunciado en facebook, me atrevo a contar que la aventura de mis traducciones de Camille de Toledo llega a una etapa crucial, la publicación de la novela En época de monstruos y catástrofes.  Una novela que no voy a describir, ni a recomendar, solo voy a decir de ella que contiene una épica de la artificialidad que crea las condiciones de una nueva verticalidad emancipadora. Es el primer tomo de unos Estratos que darán mucho que hablar. Gracias a los cómplices…

Deja un comentario

Archivado bajo Camille de Toledo

La batalla de la democracia en Marruecos

Poco tiempo en Marruecos me ha servido de todas formas para entender que el problema básico que impide un cambio considerable en el seno de la sociedad marroquí hacia la democracia es el poder de presión social de una clase dominante conservadora para la cual el islam es un mecanismo de control férreo de la vida cotidiana de las personas. Sin querer entrar en lo que podría ser el islam y no es, la posibilidad de eludir la cuestión sociorreligiosa a la hora de analizar el retraso político en la sociedad marroquí es un fraude intelectual. La juventud marroquí paga un precio carísimo por estar encorsetada en una moral en muchos casos ambigua, en otros hipócrita y en la mayoría de los casos una mezcla de idiotez y cursilería. Ya he comentado, y no he sido el primero, el peligro de kitsch en ciertas estéticas de lo andalusí. Creo que puedo extender sin problemas esta preocupación a los conductos de diversión y de entretenimiento de la juventud en Marruecos.

He comprobado también que hay energías, inteligencias, conexiones y especificidades únicas en Marruecos que no deben menospreciarse en ningún caso. Una de las mayores virtudes de dicho país es la extrospección constante de sus intelectuales, artistas y vanguardias situadas en la exploración. Las verdades son más falsas vistas desde fuera, y nunca he entendido mejor las carencias de Europa como proyecto que ahora, cuando he sentido la riqueza que se queda fuera de las interpretaciones funcionales de la Historia.  Sin la evacuación de viejas ideas, la construcción de Europa será una agonía excluyente y que no dejará más huellas que cemento y muchos hospitales. Al mismo tiempo, también creo que Marruecos tiene su futuro en su conexión integral con sus vecinos europeos.

La batalla por la democracia en Marruecos no puede seguir una dicotomía, estéril y triste, entre lo nacional y lo europeo. El país debe curarse solo de todos los tabúes asociados a la tríada irreal, que recuerda la tríada de la Guardia Civil (y sus respectivos tabúes asociados). No hay más camino que la ruptura estética, generacional, discursiva, con la clase dominante, compuesta por altos funcionarios, políticos del sistema y fortunas del cemento. Y del mismo modo, los extranjeros tenemos que aprender a escuchar y ver en Marruecos otro país para que no reconozcamos demasiado en él lo que no nos gusta del nuestro: su pasado y su presente hechos de obstáculos, frenos y trampas.

1 Comentario

Archivado bajo arabismo, culture's distortion, EU, islam, La sociedad del fútbol, كرامة

Cerrad las ventanas, llega la libertad

En el horizonte está la autogestión de la vida, pasando de políticos profesionales. En el núcleo de la acción están internet y las redes móviles. Es mediante las formas autónomas de comunicación que la gente ha podido autoorganizarse, coordinarse y suscitar un debate democrático de ideas, sueños y propuestas. En pocos meses se ha afirmado con fuerza en la práctica social que la comunicación es el mecanismo fundamental para unirse y que la reunión de personas en las redes sociales, preludio de acampadas y manifestaciones, permite superar el miedo en el que se basa el control social de un sistema que ya no convence y apenas vence. Las revoluciones del siglo XXI, en sus múltiples formas, ya tienen sus herramientas, hechas de comunicación autónoma interactiva y multimodal, local y global. Sabiendo que en internet, que está hecho de la vida de los internautas, hay de todo, lo mejor y lo peor, desde asesinos y saqueadores hasta rebeldes contra la tiranía o inventores de la nueva vida. Pero es la matriz del desafío a un mundo que se autodestruye, afirmando la posibilidad de reconstruir la sociedad desde la base.

Manuel Castells

Comenzamos a estar saturados de las ideas más arraigadas en el ámbito de la opinión publicada, empezando por la acusación general de falta de propuestas concretas de aquellos que simpatizamos con los movimientos democratizadores de base en los diferentes países. El problema no es la falta de propuestas, sino la violencia concentrada o difusa de los diferentes regímenes que ostentan el poder mediático y todo el poder político y los descargan masivamente sobre los indignados de las distintas ciudades y comunidades.

Es una evidencia que los parámetros de conexión de luchas se ensanchan a medida que se estrechan los cauces clásicos de representación política. Hay más en común siempre entre los caciques de los diferentes lugares y entre los ciudadanos concienzados y movilizados que en el seno de las construcciones reaccionarias del pasado, y sobre todo del siglo XX: religiones, naciones y unidades económicas.  Los que desde la filosofía nihilista conservadora nos incriminan que no nos sometamos a las verdades del mercado, la jerarquía y el orden, defienden al mismo tiempo supersticiones y oscurantismos idénticos a los que han estado combatiendo durante años, ya proviniesen del nacionalismo o del fanatismo religioso.

Al fin y al cabo, en la cerrazón de los conservadores del PSOE y del PP y de todas las fuerzas homologadas de Europa y alrededores, subyace un miedo a la capacidad de la gente de organizarse libremente, sin jerarquías ni órdenes establecidos. Por ello, y por de pronto, no caigamos en las trampas de Izquierda Unida y otros partidos minoritarios que aspiran a hacer lo mismo, representar a la ciudadanía en lugar de la ciudadanía: no entremos en batallas que no son nuestras como un referéndum imposible para una tropelía inevitable. No perdamos tiempo en estrategias perdedoras que no darán resultados, y concentremos nuestras fuerzas donde sí sabemos que somos fuertes, en el debate constante y exigente y en la conexión de luchas. Cuantas más conexiones sepamos establecer, más coherente será nuestra crítica total del sistema político y de sus artimañas antidemocráticas. Y más abiertas estarán las ventanas por donde entrará la libertad como un viento irrefrenable.

Deja un comentario

Archivado bajo anarquismo, anteUtopia, antisituación, autobiografía, âge hypermoderne, capitalism, Cosmopolitanism, situjihadism, TAZ, Urban Culture, كرامة

¿Me caso?

Mi amor sabe que todo en la vida es valerse de la intuición. Ella me quiere y yo también la quiero. Una boda es una forma de facilitarnos la vida, y también de facilitársela a las autoridades, los contratantes y los asegurantes. Contemplaciones montañosas en el porvenir de las decisiones más importantes y más bellas. Ella es Eva y yo soy  Bamboloto, y sí quiero. Yes.

4 comentarios

Archivado bajo autobiografía